Los Reyes belgas harán el tramo entre Itero y Villasirga

ALBERTO ABASCAL
-

Son 28 km de recorrido y la familia real de Bélgica llegarán desde la ruta burgalesa del Camino Francés hasta el tramo jacobeo ubicado en Palencia el día de Jueves Santo

Los Reyes belgas harán el tramo entre Itero y Villalcázar

Después de que Diario Palentino anunciara esta semana que la familia real belga, con los Reyes Felipe I y Matilde a la cabeza, acudirá a Palencia en fechas de Semana Santa con el propósito de hacer un tramo del Camino de Santiago por esta provincia, este periódico ha podido confirmar de fuentes consultadas que el séquito real, junto con un grupo de amigos y los escoltas, realizará el tramo comprendido entre Itero de la Vega y Villalcázar de Sirga el día 18 de abril, concretamente el Jueves Santo.
Se trata de un de los más bellos tramos jacobeos del Camino Francés que discurre por la provincia. Son 28 kilómetros de recorrido que atraviesan Itero de la Vega, Boadilla del Camino, Frómista, Revenga de Campos y Villalcázar de Sirga. Durante este recorrido, el selecto grupo podrá descubrir también el Canal de Castilla, que precisamente es navegable por esta zona con el barco turístico de la Diputación, el Juan de Homar, concretamente los cuatro kilómetros que separan Frómista y Boadilla del Camino, aunque se desconoce si harán uso del mismo, puesto que sus trayectos por la ruta jacobea siempre han sido a pie.

Felipe I y Matilde de Bélgica, acompañados por sus hijos y un grupo de amigos, en un viaje de carácter totalmente privado, llegarán al citado tramo palentino del Camino de Santiago después de haber caminado en la jornada anterior  por otro tramo de la provincia burgalesa, donde tienen previsto hospedarse, aunque sin haber sido especificado por el momento el lugar, según ha podido saber este periódico.
La familia real belga es una enamorada del Camino de Santiago, especialmente del Camino Francés. De hecho, en abril del pasado año, también en viaje privado, realizaron varias etapas por La Rioja, en las que cubrieron los cerca de treinta kilómetros que separan Logroño de Nájera, como unos peregrinos más. Un año antes, los monarcas belgas, acompañados de sus hijos y de varios amigos, realizaron varias etapas del Camino de Santiago por Navarra, que culminaron con el recorrido entre los municipios navarros de Estella y Torres del Río, desde donde emprendieron el tramo que les llevó a Logroño.