Demandas al sistema patriarcal

DP
-

Unas 5.000 personas reclaman una ley que equipare los salarios y permita acceder a puestos de responsabilidad y que se reconozcan las aportaciones hechas por las mujeres a largo de la historia

Demandas al sistema patriarcal - Foto: Eva Garrido

La manifestación convocada por la Plataforma por los derechos de las mujeres se convirtió en el acto más multitudinario de la jornada, y es que reunió a 5.000 personas -según fuentes de la Policía Nacional-. Con salida en la plaza de Pío XII, concluyó con la lectura del manifiesto tras recorrer la calle Mayor bajo consignas como Si paramos nosotras, se para el mundo, Si nos toca a una nos tocan a todas o En mi cuerpo mando yo. Rozalén y su Puerta violeta y Mecano con No controles (entre otros) fueron la banda sonora , junto a temas como La jota antipatriarcal, con estrofas que decían «lo que pedimos es justo que no es ningún disparate, esta guerra la ganamos por las que vinieron antes».
El manifiesto se leyó por segunda vez, igualmente a cargo de la actriz, directora y dramaturga Mercedes Herrero. En él se exponía al «sistema patriarcal lo que, todavía hoy, estamos esperando». Así, se que el trabajo no remunerado de los cuidados «sea incluido en el Producto Interior Bruto, nos debe mucho dinero el capitalismo a las mujeres».  
Estas esperan políticos que «estén a la altura de la perspectiva de género y no confundan la baja natalidad con los vientres de las mujeres; políticos que no se llenen la boca con nuestra salud reproductiva y sexual. ¡El aborto es un derecho de las mujeres! ¡No vamos a consentir ni un paso atrás!»
El manifiesto al que se dio lectura por la mañana ante un millar de personas y, como ya se ha señalado después por la tarde, hablaba de que «se acabe con la demanda de los puteros» y se pedía  la abolición de la prostitución. También se mencionaba que no se considera los cuerpos de las mujeres «meras vasijas, nuestros vientres no están a la venta, ni en alquiler». 
«Las mujeres esperamos vernos libres de miedo y violencia de noche y de día, queremos calles seguras», se afirmaba en el documento, que recogía la demanda de una ley que «equipare los salarios y nos permita acceder a puestos de responsabilidad».
«Esperamos una sociedad que eduque en la libre elección de identidades y orientaciones sexuales. Una educación basada en los valores de los cuidados sin discriminaciones, cuidados universales de personas, seres vivos y planeta». También se mostraba la esperanza en que «se reconozcan las aportaciones que a lo largo de la historia han sido hechas por las mujeres y que sistemáticamente han sido invisibilizadas».
La movilización de la Plataforma incluyó actuaciones poético-musicales a cargo de la Escuela de Danza Bella Luna, Poetas por la igualdad, Binomio Nómada, Las Tábanas cantoras, María Alba y Larah Femina. 
sororidad. A las 13 horas en la plaza Mayor se leyó el manifiesto conmemorativo del 8 de marzo entre los actos de la Concejalía de la Mujer. Dio lectura al documento consensuado en el Consejo Municipal de la Mujer María José Ramos, presidenta de Mujeres en Igualdad. Trató sobre el fomento de la sororidad y el empoderamiento de las mujeres, así como de la importancia de que se aumente la participación y representación de la mujer en la comunidad de ciencia y tecnología.
En el mismo se hacía referencia a que la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha elegido el lema Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio para abanderar el Día Internacional de la Mujer. «Si queremos conseguir un planeta igualitario, las medidas que estamos tomando actualmente no son suficientes».
El documento señaló la necesidad de centrarse en formas innovadoras que rompan con la situación habitual, a fin de eliminar las barreras estructurales y garantizar que «ninguna mujer y ninguna niña se quede atrás, abogar por la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, en especial en las esferas relativas a los sistemas de protección social, el acceso a los servicios públicos y la infraestructura sostenible. Se requieren cambios transformadores, enfoques integrados y nuevas soluciones».
Debemos trabajar por el empoderamiento de las mujeres, dándoles el valor que tienen como personas y profesionales, imprescindibles para el desarrollo y progreso de la sociedad. Es necesario considerar y fomentar la sororidad: es decir, la relación de hermandad y solidaridad entre las mujeres para crear redes de apoyo que empujen cambios sociales para lograr la igualdad.
Las mujeres tienen mucho que aportar. También a la ciencia. Abrámosles las puertas. Reconozcamos su trabajo.