Máxima tensión en las calles

Agencias
-

El presidente Buteflika, de 82 años y hospitalizado en Suiza, decide presentarse a un quinto mandato y desata la cólera de los ciudadanos que llevan más de una semana de protestas por todo el país africano

Máxima tensión en las calles - Foto: ZOHRA BENSEMRA

Tras 10 días de protestas en Argelia ante una posible candidatura del presidente del país, Abdelaziz Buteflika, de 82 años, a una quinta reelección, los ánimos de los ciudadanos volvieron a estallar ayer en las calles de la capital tras conocerse oficialmente su solicitud para volver a presentarse.
Las fuerzas de seguridad del país magrebí dispersaron con gases lacrimógenos y cañones de agua a varios grupos de estudiantes en distintos puntos de la capital.
El enfrentamiento ocurrido en la calle Didouche, cerca del Consejo Constitucional, no arrojó heridos, según la agencia argelina TSA. 
Los jóvenes decidieron concentrarse en el campus universitario de Argel, donde fueron rodeados por un cordón policial, pero algunos consiguieron romper el cerco y dirigirse al Constitucional para pedir la invalidación de la candidatura de Buteflika por incapacidad. 
Al grito de Esto es una República y no un reino o Buteflika no habrá quinto mandato, avanzaron hasta la plaza de la Grand Post sin que se produjeran incidentes de relevancia.
Concentraciones similares se produjeron también en otras ciudades del país, desde las montañas de la Cabilia al oasis meridional de Adrar y en particular en grandes urbes como Orán.
Esta es la segunda vez que los estudiantes desbordan las calles para protestar contra el «mandato de la vergüenza» tras las marchas del pasado martes.
El equipo de Buteflika entregó las firmas recogidas para respaldar su candidatura en ocho furgonetas blancas que llegaron al Consejo Constitucional, fuertemente custodiado por la Policía. 
Ayer era el último día para presentar las candidaturas, pero muchos otros candidatos decidieron renunciar a presentarse para apoyar las movilizaciones multitudinarias iniciadas hace más de una semana para protestar contra un posible nuevo mandato de Buteflika. 
Mientras, el principal adversario del presidente argelino en las elecciones de 2004 y 2014, Ali Benflis, anunció que no participará en los comicios presidenciales del próximo 18 de abril.
El mandatario continúa en Suiza ingresado en un hospital de Ginebra oficialmente sometiéndose a controles rutinarios desde hace una semana. 
Los movimientos de protesta contra Buteflika en Argelia tuvieron también su reflejo en Francia, donde residen unos 800.000 argelinos que emigraron en el siglo XX. Así, varios miles de ciudadanos magrebíes se concentraron en el centro de París para exigir a Buteflika que no se presente a un quinto mandato y dé paso a un nuevo régimen democrático.
En un ambiente festivo y reivindicativo, integrantes de la diáspora argelina se unieron a las protestas que desde hace semanas recorren su país de origen.
El pueblo quiere la caída del régimen o El juego se ha acabado, fueron algunos de los eslóganes más coreados por los presentes, entre los que había muchas mujeres.
Una de ellas, que se identificó como Kamilia, consideró que «el pueblo argelino ya no es adolescente y no quiere la tutela del partido de Buteflika».