Un apoyo a la discapacidad

David Herrero (ICAL)
-

La Delegación de Aspaym en Palencia realiza labores de rehabilitación y atención continuada para mejorar las condiciones de vida del colectivo de personas con discapacidad

Un apoyo a la discapacidad - Foto: Brágimo

Todo cambia. La vida después de un accidente o de una enfermedad neurológica da un vuelco de 180 grados. En los casos más graves, el intercambio de sillones es inevitable, del asiento del vehículo o el sofá de casa al de la silla de ruedas. Lesiones graves, pero con vida. En esos duros momentos aparece Aspaym Castilla y León, una entidad que tiene como seña de identidad trabajar para mejorar las condiciones de vida del colectivo de personas con discapacidad en general, y lesión medular en particular.

En la actualidad cuenta con más de 2.000 socios en toda la Comunidad y más de 190 trabajadores extendidos en las cinco delegaciones de la región localizadas en Palencia, Valladolid, Ávila, León y Burgos. El objetivo principal del proyecto se centra en “la recuperación y rehabilitación de personas con discapacidad física”, pero también, en los nuevos objetivos del Siglo XXI, donde destaca “la prevención de las personas antes de que lleguen a la discapacidad”, explica la coordinadora de la Delegación de Aspaym en Palencia, Raquel Alario.

El proyecto de Aspaym Castilla y León, basado en la atención a todo el mundo, lleva en marcha en Palencia desde abril de 2016, pero, en realidad, nació en 1992, en la provincia vecina de Valladolid. Su origen parte de la vocación autonómica de dar respuesta a las inquietudes de los pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo que, al ser originarios de Castilla y León, no tenían un servicio que pudiera atender y trabajar por sus necesidades.

En el caso de la Delegación palentina, el centro de la capital, ubicado en los locales del estadio de La Nueva Balastera, cuenta con dos fisioterapeutas que realizan tratamientos de rehabilitación a las personas que acuden al mismo. La coordinadora diferencia “los pacientes neurológicos, al venir con mayor continuidad, de los de trauma, que son puntuales, con esguinces o contracturas”. De esta manera, aproximadamente, “a la semana se atienden a 15 pacientes de trauma, mientras que los relativos a dolencias transitorias varían según las necesidades”, añade. No obstante, el nivel de solicitud de tratamiento es elevado, con un total de 130 usuarios atendidos durante el año pasado.

Raquel Alario recuerda que el centro está abierto para cualquier persona, sin necesidad de padecer ninguna discapacidad, pero, aquellas personas que la padecen y se hacen socios tienen precios reducidos.

 

--> Lea el reportaje completo mañana en Diario Palentino