Expertos mundiales en esquizofrenia analizan en Palencia esta enfermedad

diariopalentino.es
-
Expertos mundiales en esquizofrenia analizan en Palencia esta enfermedad - Foto: EVA GARRIDO

Reinserción. El prestigioso psiquiatra Jim Van Os abogó por la reinserción social como opción «muy favorable» para tratar a los diagnosticados. «Hay que optar por una intervención precoz y no solo mediante fármacos», argumentó

 
 
El científico y psiquiatra holandés Jim Van Os defendió ayer una visión más positiva de la psicosis, una enfermedad mental que puede padecer entre el 3 y el 4 por ciento de la población, pero que, con el tratamiento y la ayuda adecuadas permite tener una vida adaptada.
Jim Van Os abrió la V Jornada Nacional sobre Esquizofrenia que reunió en Palencia a 250 profesionales de diez comunidades autónomas y que organizan las Hermanas Hospitalarias para profundizar en las nuevas perspectivas de la enfermedad.
 Van Os, considerado como uno de los psiquiatras más prestigiosos del mundo, explicó en declaraciones a los periodistas que la esquizofrenia y la psicosis no son lo mismo, ya que la última «es un síndrome mucho más amplio».
De hecho, el científico comparó esta enfermedad con la diabetes, dado que entre el 3 y el 4 por ciento de la población es vulnerable a padecer psicosis, hay mucha variación entre unos casos y otros, a menudo con un buen pronóstico pero malo en otros.
De ese porcentaje, solo una cuarta parte padece esquizofrenia, una forma de psicosis con «un pronóstico relativamente desfavorable» que, con la ayuda adecuada, «se puede aprender cómo adaptarse a esta vulnerabilidad y tener una vida adaptada».
Añadió que la esquizofrenia no es una buena manera para entender la psicosis, «porque la primera es solo una pequeña parte del síndrome de psicosis con pronóstico desfavorable». De ahí su defensa de un cambio de la nomenclatura actual para usar una terminología «más amable» con el paciente.
Y es que, según el experto, si siempre se pone el foco sobre la esquizofrenia «olvidando que hay más variación en el síndrome y con mejor pronóstico, se será demasiado pesimista».
Por eso, Jim Van Os propone cambiar el nombre por una denominación que explique que es «una vulnerabilidad humana que puede variar mucho en severidad y pronóstico y que se puede tratar muy bien y no es solo un síndrome muy severo que sufre una minoría».
«Como con la diabetes, tienes síntomas y necesitas tratamiento pero puedes tener una vida adaptada con reinserción social», insistió.
En cuanto a los tratamientos, Jim Van Os aseguró que lo más efectivo es una intervención rápida y precoz, antes de que la enfermedad sea crónica, y la combinación de tratamientos farmacológicos con formas de reinserción social, «porque las interacciones sociales corrigen las ideas mentales y el cerebro se vuelve más plástico y se desarrolla más si tienes interacciones sociales y trabajo y contactos».
También subrayó el peso de la recuperación personal, asegurando que hay que ser consciente de que hay «mucho estigma» con esta patología, pero «hay que saber que no hay nada perdido».
En este sentido, Van Os argumentó que es importante tener contacto con otras personas que padecen psicosis y que hayan tenido una recuperación, «que han encontrado optimismo o esperanza».
Lamentó, al respecto, que haya mucha gente que vive con psicosis, «solo con fármacos y sin esperanza». «Trabajar con ex pacientes o pacientes con más experiencia es una forma poderosa de ayudar a la gente con psicosis».
Este prestigioso estudioso de la mente humana abrió la Jornada Nacional de Esquizofrenia con la conferencia Psicosis: de trastorno raro a diagnóstico transversal extendido y fenotipo contextual.
El director gerente del Centro Sociosanitario Hermanas Hospitalarias Palencia, Javier Arellano, subrayó la importancia de contar con este «gurú de la Psiquiatría mundial», cuyas investigaciones impulsan la transformación de la psiquiatría convirtiendo al paciente en protagonista de su rehabilitación.
Además del gerente del Centro Sociosanitario, el acto de inauguración de las jornadas contó con la presencia de la consejera provincial de las HH, Purificación Pardo; y del director del Instituto de Investigaciones Psiquiátricas, Manuel Martín Carrasco, además de otras autoridades.
 
Clausura con Enrique Rojas. Y si un experto mundial abrió esta Jornada Nacional de Esquizofrenia, otro la cerró: Enrique Rojas.
Este prestigioso psiquiatra destacó en su conferencia que el amor y el trabajo suponen «elementos que conjugan la felicidad de la persona. En este sentido, Rojas señaló que el desarrollo de un proyecto laboral «sacando el máximo partido a las actividades profesionales» supone uno de los puntos clave para el desarrollo de una personalidad madura, e insistió en que, por tanto, una persona que se encuentra desempleada «es una persona tocada».
Por otro lado, el psiquiatra granadino ahondó en el papel fundamental que ejerce el amor dentro de la constitución de la madurez personal, por medio de una gestión «correcta» del mundo sentimental, e incidió en que esto consiste en «saber qué hacer con el amor y dónde situarlo», y recordó que en la actualidad «existe una epidemia de parejas rotas».
Así, Rojas prosiguió al afirmar que el amor supone «el primer argumento en la vida del ser humano» y que «no existe» el amor de la pareja para toda la vida, sino que ha de ser algo que «hay que trabajar», comentó.
Además, el afamado psiquiatra subrayó en su ponencia que la madurez «no debe entenderse como un destino definitivo, sino que es un trabajo artesanal que tiene como finalidad buscar un equilibrio que siempre es incompleto».
Asimismo, Rojas perfiló otros rasgos que constituyen la personalidad madura en una persona, como el crecimiento durante la infancia y la juventud con modelos y referentes que el individuo quiera imitar, y destacó el sentido del humor como uno de los puntos clave para la construcción de esa madurez.
Otras de las bases sobre las que se erige la personalidad madura, según Enrique Rojas, son la responsabilidad y la conformación de un criterio sólido; la constitución de unos criterior propios «sin tener en cuenta lo que dicta la mayoría; o la creación de un proyecto de vida coherente en el que la cultura y la amistad juegan un papel importante, destacó este reconocido profesional.

   Brágimo
- Foto: Brágimo
 EVA GARRIDO
- Foto: EVA GARRIDO