Renault bajará la producción de 1.000 vehículos a la semana

Agencias
-

Los sindicatos exigen a la empresa preservar el empleo en Palencia y Valladolid y un plan de transición energética negociado · La medida empresarial afectará a unos 450 operarios

Renault bajará la producción de 1.000 vehículos a la semana - Foto: Eva Garrido

Los sindicatos representados en el Comité Intercentros de Renault reclamaron ayer a la compañía que adopte medidas para preservar el empleo en las plantas de Palencia y Valladolid después de que la dirección comunicara su intención de suprimir el turno de noche de la factoría de Villamuriel de Cerrato a partir del 2 de diciembre y las líneas concatenadas de Valladolid, tras lo que se ha abierto un periodo de consultas que tendrá una próxima reunión el miércoles 2 de octubre debido a la tendencia a la baja de las ventas a nivel mundial.
Dicha tendencia, unida a la incertidumbre generada con los diésel, son los motivos aducidos por la empresa para esta medida, según señalaron los sindicatos. 
A partir del 2 de diciembre, por tanto, se pasará a fabricar una cadencia cercana a los 920 vehículos al día, lo que supondría, según las cifras que facilita la compañía automovilística, pasar de 5.500 coches fabricados semanalmente a 4.500 coches fabricados a partir del mes de diciembre. De acuerdo con UGT, la dirección asegura que de no aplicarse la medida habría que recurrir al descanso de dos turnos por semana hasta agotar la flexibilidad, para pasar posteriormente a un expediente para la plantilla de Palencia, con el correspondiente perjuicio para trabajadores, empresa y administración. 
 La medida afectará a 450 trabajadores de la factoría de Palencia y alrededor de 50 de las líneas concatenadas de Valladolid en los departamentos de pintura paragolpes, embutición y soldadura, todos ellos de Carrocerías. 
 Por lo demás, la sección sindical de Comisiones Obreras exigió al director de Fabricación y Logística de Renault y presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, que ponga en marcha «ya» un plan estratégico «sobre la transición energética en España, negociado con o sin políticos, y con los sindicatos», al tiempo que recuerda que «Francia y Alemania ya están liderando esta transición». 

«En nuestras manos está acordar las medidas necesarias para que el sector de automoción español siga siendo un referente a nivel mundial, y no se pongan en riesgos miles de puestos de trabajo», afirmó en un comunicado el delegado general de CCOO-RESA y secretario adjunto al Comité del Grupo Renault, Rubén González Pablos. 
  En este sentido, subrayó que «lo primero» que debe hacer es «incentivar la venta de los modelos fabricados en España», al tiempo que puso en duda que la dirección factoría de Palencia, junto con la de Renault España, estén gestionando bien las fabricaciones. 
  «Se vuelve a planificar y concentrar la fabricación en cortos periodos de tiempo y luego bajar esa producción el resto del año, con el consiguiente perjuicio para el empleo y trastorno para el resto de plantilla que ve como le cambian su vida cada seis meses», apuntó. 
  Por su parte, UGT solicitó a la compañía que se concrete el impacto de esta supresión del turno de noche en los departamentos de pintura paragolpes, chapa/soldadura, DLI y embutición de Carrocerías Valladolid, así como información sobre las previsiones de actividad de todas nuestras factorías de cara al final de 2019 y 2020.  También pidió  a Renault que no rescinda ningún contrato eventual antes de su finalización, intentando que los contratos eventuales se organicen de la mejor manera posible para que los trabajadores puedan estar un año activos, y así generen derecho a la prestación por desempleo. 

Asimismo, UGT pidió que Renault tenga en cuenta a los trabajadores eventuales que van a finalizar sus contratos ahora, de cara a futuras necesidades de empleo, independientemente de si es en la misma factoría o en otra distinta.
 Entre tanto, Trabajadores Unidos (TU) manifestó  que la eliminación de este turno es «exagerada» puesto que «siempre incrementan los sueldos de directivos» y, sin embargo, ante estas situaciones, «recortan rodando cabezas a los de abajo y nunca beneficiándolos en los casos contrarios». 
  Entre sus propuestas figuran reducir carga de trabajo en las operaciones y disminución de los ritmos en las cadenas, aumentar los tiempos de descanso en cinco minutos cada hora y de 15 minutos de bocadillo «como existe en otras plantas del grupo» y la «eliminación total» de las horas extra. 
  Finalmente, el representante de CGT, Unai Hernández, abogó también por aplicar medidas que permitan evitar la desaparición de puestos de trabajo, que se ha elevado hasta los 2.500 teniendo en cuenta los indirectos en empresas auxiliares. Hernández aseguró que «la pelota está ahora en el tejado de la empresa» y ha reclamado a la administración que «tan alegremente le ha dado subvenciones» en estos años que presione para mantener los puestos de trabajo.  Asimismo, pidió a la firma automovilística datos concretos de venta de los vehículos que se fabrican en Palencia, como el Kadjar y el Mégane, más allá de las cifras globales de caídas de ventas del grupo.