El AVE ya puede elevar su velocidad a 300 km/h en Palencia

O. Herrero
-

Adif finaliza las pruebas del sistema Ertms2 y ahora Renfe debe decidir cuándo lo aprovecha

El AVE ya puede elevar su velocidad a 300 km/h en Palencia - Foto: OH

El AVE ya puede circular a más de 200 km/h en la provincia. De hecho, podría hacerlo ya a 300 km/h (donde por la configuración del trazado sea factible). Tres años y medio después de haber puesto en marcha la Línea de Alta Velocidad entre Valladolid, Palencia y León, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias ha anunciado que ha culminado las pruebas que debe realizar al sistema de seguridad Ertms2 antes de permitir que los convoyes de Alta Velocidad aprovechen al máximo las posibilidades de una infraestructura que costó 1.620 millones de euros. 
Desde que se puso en marcha, la LAV VaPaLeon (como se la denominó promocionalmente en septiembre de 2015) ha estado amparada por el sistema de seguridad básico, el ASFA (Anuncio de Señalización y Frenado Automático) 200, velocidad a la que estaban limitados los trenes, independientemente de su capacidad motora.
Durante estos 42 meses posteriores a la inauguración de la línea por Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, se ha trabajado, primero en la instalación del sistema Ertms2, el más avanzado que existe, con tecnología Alstom, y posteriormente en la aplicación del mismo y las pertinentes pruebas que se desarrollaron para comprobar la fiabilidad del sistema. No en vano, el desarrollo del mismo y su aplicación no han estado exentos de problemas. Por ejemplo, el pasado año, Adif reconocía que durante las pruebas «se detectaron algunas incidencias que deben ser corregidas», antes de dar más pasos, como podría ser las simulaciones con trenes. «Adif ha determinado la necesidad de realizar los ajustes necesarios en el software del Ertms, lo cual conlleva la necesidad de realizar más pruebas», apuntaban hace un año. Eso sí, explicaban que «el resultado de las pruebas puede ser negativo incluso si se generan uno o dos errores en cientos de miles de operaciones».
Así que durante los últimos 12 meses se ha trabajado bien con el tren laboratorio Séneca, para comprobar que no había más fallos, y posteriormente con trenes de la serie 112 (los AVE que circulan por esta línea) para establecer cómo se comunican los sistemas Ertms2 de la vía con los Ertms2 embarcados en los trenes. Algo nada baladí, puesto que los primeros son de Alstom y los segundos son de tecnología Siemens. 
 Para ello, se realizaron un total de 7.800 km en esta fase bajo la supervisión del sistema Ertms2. Esto supone casi 50 pasadas (25 viajes de ida y vuelta) a lo largo de la línea entre Valladolid, Palencia y León.
El sistema Ertms Nivel 2 instalado en la LAV Valladolid-Palencia-León es un sistema interoperable de supervisión permanente del tren, según el estándar europeo. La comunicación entre las instalaciones de vía y los equipos embarcados en los trenes está basada en el sistema radio GSM-R del tecnólogo Nokia.
Aumento de Velocidad. Todos los datos que se han recabado en esos 7.800 kilómetros de viajes se han remitido a la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, que es quien tiene que validar y certificar que todo está correcto antes de dar permiso a Renfe para comenzar las simulaciones de servicio, y posteriormente incorporar a sus horarios las reducciones de tiempo que permite el aumento de 200 a 300 km/h de los AVE.
El caso es que en estas simulaciones de servicio habrá también que comprobar cómo se comportan los equipos embarcados de los otros tipos de trenes que también circulan por esta línea, puesto que tampoco coinciden las tecnologías, y si la vía la montó Alstom, los trenes AVE llevan equipos Siemens, los trenes Alvia 120/Av City 121 montan los de Ansaldo, y los de los Alvia 130, los de Bombardier.
La implantación del Ertms2 se adjudicó en 2014 por 410 millones de euros para el paquete de líneas de Alta Velocidad Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León y Venta de Baños-Burgos, esta última aún en obras.
Consecuencias.  En el momento en el que Renfe tenga vía libre para poner sus trenes AVE a 300 y los Alvia y Avcity a 250 (frente a los 200 actuales) y decida dar el paso, se notarán unas ligeras reducciones de tiempo. Más acusadas en el caso del recorrido entre Palencia y León que en el de Palencia a Valladolid, por cuanto la longitud de los tramos aptos para circular a la máxima velocidad son mayores en el primer recorrido.  Así, el actual tiempo concedido entre Palencia y Valladolid es de 25 minutos tanto en AVE como en Alvia (pueden hacerlo en menos tiempo). A 300, podría bajar, si no se aplican colchones, a 20. En el caso de León, los AVE tienen aprobado un tiempo de unos 43 minutos, que podrían quedarse ligeramente por encima de la media hora, en el mejor de los casos.
En cuanto a Madrid, podría bajarse de la hora y 20, aprovechando la reducción del tiempo a Valladolid, y algo menos, cuando entre en funcionamiento la duplicación de la vía entre Valladolid y Río Duero (salida sur a Valladolid), ya que la actual vía única obliga a Renfe a reducir la velocidad de paso y a establecer colchones de tiempo para asumir posibles incidencias.
En cualquier caso, el cambio de horarios, aunque no es oficial, podría darse de cara al verano, para aprovechar la reestructuración de servicios que se realiza en torno al 15 de junio.