Familias unidas por el disfraz

Carlos H. Sanz
-
Familias unidas por el disfraz - Foto: Sara Muniosguren

Hinchables, merienda, photocall y música amenizaron el domingo carnavalero

El domingo de Carnaval es un día para las familias dentro de la programación del Ayuntamiento de la capital y así se demostró en la fiesta familiar que este año, por obligación del guion, se celebró en el pabellón del Colegio Marista Castilla. Hasta allí se desplazaron cientos de familias, muchas de ellas disfrazadas, para disfrutar de una divertida tarde.
Tres hinchables, con Bob  Esponja, el circo y una granja como protagonistas hicieron las delicias de los más pequeños de la casa, que saltaron y saltaron durante horas luciendo sus disfraces. Superhérores, princesas, caballeros jedi, pulpos... si estas atracciones ya son por sí divertidas, mucho más cuando quienes disfrutan de ellas lucen su mejor disfraz. Además, junto a los hinchables, también había un circuito de pruebas en el que se pusieron a prueba las habilidades de los pequeños, aunque más de uno acabó con un golpetazo o panza arriba sobre la colchoneta entre las risas del resto.
Las familias más atrevidas se disfrazaron juntas. En el pabellón marista se vio a Los Increíbles, una temida casta de piratas o una divertida representación de palentinos por el mundo, con monumentos incluidos. Todas decidieron inmortalizar su buen ánimo y humor en el photocall instalado dentro del recinto; imágenes que hoy podrán descargar para conservarlas como un ameno recuerdo.
El buen humor estaba recompensado con una merienda. Todos aquellos que inmortalizaron sus disfraces recibieron un vale para que los más pequeños merendasen. Y buena cuenta del zumo y el dulce dieron casi todos, ya que el pabellón era un constante ir y venir de niños y niñas jugando.
Un ambiente del jolgorio al que también contribuyó la música, que gracias a un deejay (Dj) amenizó la tarde con temas infantiles con los que tanto los pequeños como los mayores han crecido. Desde los éxitos de los Cantajuegos hasta canciones tradicionales de la época de Miliki y el resto de los payasos de la tele.
Atracciones, fotografías, merienda y música para una tarde carnavalera -mañana martes la fiesta se celebrará en la carpa instalada en el parque del Salón- en la que tanto los mayores como los pequeños disfrutaron con o sin disfraces. Y ya saben lo que dice el dicho: la familia que se disfraza unida permanece unida.