«Un militar no busca la guerra,trabaja para que desaparezca»

E. Marín
-
Natalia Rebollo tras recoger su premio de manos del delegado de Defensa en Palencia, Juan Antonio Hernando Cañas. - Foto: EVA GARRIDO

NATALIA REBOLLO SAMPEDRO
Alumna del Colegio Marista Castilla de la capital, ha recibido su reconocimiento como ganadora provincial del concurso Carta a un militar español convocado por Defensa. Con su redacción dejó patente la importancia del papel que desempeñan estos profesionales en todo el mundo en la defensa de la paz.

Alegre, con iniciativa y muy emprendedora, Natalia Rebollo estudia 2º curso de Bachillerato. Tiene claro que hay muchos profesionales que trabajan en silencio y cuya labor no siempre se reconoce como merecen. Los militares se encuentran en este grupo. 
¿Qué le motivó a escribir una carta a un militar?
Nos propusieron presentarnos a este concurso en el colegio y pensé que era una buena idea contar todo lo que pensaba sobre estos profesionales. Mi tío es militar, por lo que me motivó aún más el escribir sobre una profesión que tengo cercana y cuya labor valoro mucho.
Conocía un poco lo que hacen por lo que me ha contado mi tío y además me informé más de sus labor y de las distintas misiones que en la actualidad están llevando a cabo los militares españoles por el mundo y en nuestro país, que son muchas y a veces no las conocemos.
¿Cómo podría explicar esta labor?
Hay que quitarse de la cabeza esa imagen de que los militares siempre están en lugares de guerra y con un fusil en la mano.
Son personas mucho más cercanas que cuidan de nosotros y de miles de personas en cualquier lugar del mundo. No solo participan en situaciones de guerra, sino que ayudan en otros aspectos como los de preservar el medio ambiente, salvar a los inmigrantes, intervenir en acciones humanitarias o prestar su colaboración a niños y personas desfavorecidas en situaciones críticas.
¿La sociedad tiene una imagen distinta de lo que realmente hacen estos profesionales?
Desconocemos bastante su trabajo, a pesar de que en los últimos años se ha intentado dar a conocer las innumerables acciones en las que están inmersos. Si a un niño le preguntas qué es un militar y cuál es su misión, lo primero que piensa es en un soldado vestido de verde con un fusil en plena guerra.
Pero es que su trabajo es exactamente lo contrario: no busca la guerra, trabaja para que desaparezca.
Es importante que nos informemos más de la cantidad de misiones y actividades que llevan a cabo los militares.
¿Qué le ha contado su tío militar  de la labor que realiza?
Su mayor experiencia la vivió en el Líbano, donde estuvo trabajando un año. Lo pasó mal durante ese tiempo por estar alejado de su mujer y su hija, pero fue algo impresionante en su carrera como militar. Es algo que te marca para toda la vida.
Lo más duro para estos profesionales es dejar a su familia y cambiar radicalmente de vida. Es una labor que no haría cualquiera. Ahora está en Madrid ejerciendo su profesión y está muy contento de todos sus años entregado a distintas labores.
¿Alguna vez se ha planteado encaminar su futuro como militar?
Había pensado hacer Medicina por el Ejército, pero es algo duro que tengo que madurar todavía. Ami familia, en especial a mi madre, no le hace mucha gracia. Es normal, es una profesión en la que tienes que renunciar a muchas cosas.
¿Cree que los jóvenes de hoy están comprometidos con la sociedad?
Aunque algunos digan que no, muchos jóvenes son voluntarios y dedican su tiempo a los demás. Lo que pasa es que muchas veces lo hacen en silencio y es un trabajo que no se ve.