De mujer a mujer en la despedida de las Águedas

Rubén Abad
-

La teniente de alcalde de Saldaña y la regidora de Autilla del Pino ceden el bastón de mando a dos de sus paisanas

De mujer a mujer en la despedida de las Águedas

El trabajo de las mujeres del medio rural se ha visto recompensado de alguna manera esta semana en la fiesta de las Águedas, que se ha celebrado de norte a sur de la provincia desde el pasado miércoles (día de Santa Águeda) hasta ayer mismo, jornada en la que la celebración se trasladó a Saldaña.
Allí el día comenzó con un pasacalles por las principales arterias del casco urbano para dirigirse después hasta la casa consistorial. Una vez en el salón de plenos del Ayuntamiento, la teniente de alcalde, Ana Franco, entregó el bastón de mando adornado por unas flores y los colores de la bandera local a la nueva mayordoma. Una responsabilidad que este año recayó en Elena Calvo, de la vecina localidad de Barrios de la Vega.
La comitiva se reunió después en la plaza de España de camino a la iglesia de San Miguel, donde se celebró una misa castellana cantada. Hasta allí se dirigieron las águedas, vestidas para la ocasión como manda la tradición:con el manteo bien ajustado a la cintura y blusa de color negro.
De mujer a mujer en la despedida de las ÁguedasDe mujer a mujer en la despedida de las Águedas«Nos vamos turnando y cada año nos toca a una de nosotras. Sabes que antes o después va a llegar tu turno, pero no por esperado es menos emocionante», afirmó la flamante mayordoma saldañesa, quien reconocido que recordará este día «con mucha ilusión».
Una jornada emotiva para esta «mujer de minero», como ella misma destacó con orgullo, a la que le gusta «tomar café con las amigas, ir los martes al mercado de Saldaña y los viernes al de Guardo y echar alguna que otra partida de cartas». 
Calvo aprovechó la ocasión para pedir a las saldañesas y las vecinas de los pueblos de la comarca que se animen a participar en una fiesta que calificó como una celebración «muy bonita que no se puede perder». Un sentimiento que comparte con sus compañeras, una treintena en total, algunas de ellas jóvenes, por lo que allí «el relevo generacional está garantizado», bromeó.
AUTILLA DEL PINO. En Autilla del Pino fue la alcaldesa, María del Rosario Diez, la que cedió el bastón de mando a Justina Becerril en un entrañable acto en el que ambas estuvieron arropadas por un gran número de vecinas del pueblo. Becerril ostentará el cargo durante todo el año. Hasta 2021 será regidora de Tradiciones, Justicia y Potestad en jóvenes y niños. «No queremos ceñir la fiesta a un solo día, sino que tenga protagonismo durante los 365 días del año», dijo la regidora.