Visita guiada por los árboles sentenciados

Rubén Abad
-

Los opositores a la tala en Los Jardinillos acudirán al juzgado si el proyecto sigue su curso. Critican los 73 ejemplares «sanos» que se retirarán y los 3 millones que invertirá el Consistorio

Visita guiada por los árboles sentenciados - Foto: Sara Muniosguren

Los años pesan, también al parque de Los Jardinillos de Palencia. A nadie se le escapa que este espacio verde precisa de una intervención a fondo, pues es lo primero que ven los viajeros que llegan a la capital en tren o en autobús. Pero, ¿todo vale en aras de dotar de una nueva imagen a este céntrico recinto? La respuesta es no. Al menos, así lo sienten los promotores de Una silla, una manta y un libro, que llevan siete domingos consecutivos protestando por la «tala indiscriminada» de 73 «árboles sanos».
En su afán por mantener la masa arbórea de Los Jardinillos, el colectivo no descarta acudir a los tribunales si el Ayuntamiento de la capital no da marcha atrás en un proyecto «a todas luces injustificado». «Una sola palabra del alcalde es suficiente para paralizarlo», afirmaron ayer los promotores de la protesta, que renegaron de los «más de tres millones de euros» que se invertirán en la remodelación, de los que un tercio, aproximadamente un millón, irán para asfalto y 400.000 euros para mobiliario urbano, en su mayoría, «bancos sin respaldo».
«Tenemos que estar unidos y vigilantes ante actitudes del Ayuntamiento como esta y exigir que por cada árbol que se retire se plante uno nuevo, y que las talas se hagan solo por razones justificadas, no por un simple capricho como en este caso del parque de Los Jardinillos», subrayaron ayer al finalizar la visita guiada por los árboles sentenciados, una acción reivindicativa que se suma a las sentadas dominicales. 
La encargada de hacer de guía fue Rosa Alonso, una de las colaboradoras del movimiento Una silla, una manta y un libro. Con ella más de 150 personas recorrieron uno a uno los 73 árboles de hasta 13 especies diferentes que recoge el proyecto de remodelación del recinto.
Durante el recorrido hizo parada en los ejemplares más singulares y característicos que podrían desaparecer si el planteamiento sigue su curso. Una de ellas es una acacia de tres espinas centenaria con un diámetro superior a los 25 centímetros (según el informe en el que se basa la actuación), «de las que solo existen tres en Palencia». Las razones que se esgrimen en este caso particular son baja densidad de follaje, su poco atractivo y escaso desarrollo. 
Así, también se hizo mención al bosquete de pinos, cedros del Atlas, plátanos de sombra, álamos o alcornoques, todos ellos sentenciados por razones estéticas. Una de las paradas de la ruta que más sorprendió fue la realizada junto al estanque, donde el proyecto contempla la eliminación de 25 cerezos y «todos los arbustos».  Árboles, todos ellos, rodeados de  una cinta naranja para que los ciudadanos los identifiquen.