Compran la casa y luego la prenden fuego para cobrar el seguro

ALBERTO ABASCAL
-

El Ministerio Fiscal pide tres años de cárcel para los tres acusados en este caso · Fue adquirida en Boadilla de Rioseco por 7.500 euros y luego, asegurada en 200.000

Imagen de la vivienda incendiada que fue ofrecida en su momento por la Guardia Civil. - Foto: DP

Compraron una casa en la localidad palentina de Boadilla de Rioseco, la aseguraron por un valor realmente suculento y luego la prendieron fuego para cobrar precisamente el seguro.
Así de simple es el resumen este caso, cuyo procedimiento abreviado ha recaído en la Audiencia Provincial de Palencia, y por el que el Ministerio Fiscal ha solicitado sendas penas penas globales de tres años de prisión para tres hombres como presuntos autores de un intento de estafa y de otro de incendio de bienes propios.
Ambos delitos se les imputa a uno de los acusados J.F.C.F., mientras que los otros dos acusados, J.J.H. y F.B.B., respectivamente, lo están en calidad de cooperadores necesarios.
La tira: 04/12/14La tira: 04/12/14 - Foto: Iván Huerta El fiscal, en su escrito de acusación provisional al que ha tenido acceso Diario Palentino, mantiene que los tres acusados se pusieron de común acuerdo «con el ánimo de enriquecerse injustamente con el patrimonio ajeno» y supuestamente desplegaron una estratagema para defraudar a una compañía de seguros.

LA COMPRA. Así las cosas, el Ministerio Público sostiene que J.F.C.H., acompañado de su amigo personal J.J.H., con fecha del 10 de julio de 2010, adquirió la titularidad de una vivienda situada en la localidad palentina de Boadilla de Rioseco, por la que pagó 7.500 euros.
Seguidamente, J.F.C.H., ya como propietario de dicha vivienda, el 12 de julio de 2010 suscribió con una entidad aseguradora una póliza de multirriesgo del hogar por un capital asegurado de 200.000 euros, notablemente superior al resultante por metros cuadrados de la vivienda sin que el acusado llevara a cabo reformas declaradas ni llegase a realizar mudanza alguna; es decir, que ni siquiera la habitó, según indica en su escrito el fiscal.
En la madrugada del 1 de septiembre de 2010, J.F.C.F., en compañía de J.J.H. y su cuñado F.B.B., supuestamente provocaron en el interior de la vivienda un incendio sin utilizar acelerantes con el propósito de no dejar rastro sobre la intencionalidad del mismo.

QUE PARECIERA ACCIDENTAL. Según el fiscal, los acusados utilizaron un sistema que, en si mismo, pareciera accidental, como una colilla de tabaco o una vela encendida sobre el colchón de una cama o algún combustible similar que iniciaría el fuego de una forma segura y lenta sin dejar rastro anormal al prender, abandonando seguidamente el inmueble.
De tal forma, el fiscal prosigue en su escrito de acusación provisional, que se formó una gran cantidad de humo concentrado en la vivienda al tener las puertas y las ventanas cerradas, por lo que las llamas se ahogaron hasta el momento en el que, al abrir la puerta y recibir el aporte de oxígeno, se produjo una explosión.
Según el informe técnico emitido por el Laboratorio de Criminalística de la Policía Judicial de la Guardia Civil el incendio se originó en la planta superior del inmueble, propagándose interiormente a través de la misma, así como de la zona bajo cubierta, por lo que se produjo una liberación de energía que ocasionó el colapso de gran parte de la cubierta.
El informe indica que el fuego permaneció durante un dilatado periodo de tiempo en estado latente para pasar posteriormente a lo que se denomina llama abierta generalizada.
Como consecuencia del incendio, se produjeron daños materiales en dos viviendas colindantes, por lo que el Ministerio Fiscal, además de las penas, ha solicitado que los acusados, en el apartado de la responsabilidad civil, indemnicen a sus respectivos propietarios con  16.861,13 y 10.200 euros, respectivamente, en concepto de daños y perjuicios.

Este caso concreto, que será juzgado en la Audiencia Provincial, se conoció en mayo de 2011 cuando la Guardia Civil de la Comandancia de Palencia detuvo inicialmente a cuatro personas, residentes en León, dentro de la operación denominada Mequeme, relacionada con este incendio que ya en su día fue declarado intencionado.
En aquel momento, la Benemérita vinculaba a los detenidos a una supuesta trama que se dedicaba a provocar incendios intencionados para cobrar ilícitamente los seguros.
En la primera fase de esta operación se detuvo en León capital  a dos hombres, de 54 y 51 años, vecinos de las localidades leonesas de Mansilla de las Mulas y Valverde de la Virgen, como presuntos autores de un delito de falsedad documental, al comprobarse que era falsa la documentación de una reforma de la vivienda siniestrada.
En la segunda fase de la operación, que también se llevó a cabo en León capital, se detuvo a otros dos hombres, de 51 y 42 años, ambos vecinos de Valverde de la Virgen, como presuntos autores de un delito de daños, al colaborar, junto con el propietario de la vivienda, en el incendio de la casa.
 Para finalizar, la Guardia Civil detuvo en Palencia al propietario de la vivienda incendiada, un hombre de 40 años, vecino de Mansilla de las Mulas (León), como presunto autor de un delito de incendio en bienes propios y otro de falsedad documental.
  Los detenidos estaban presuntamente implicados en otros tres hechos de la misma naturaleza cometidos en períodos anteriores en la provincia de León. En este operativo, la Guardia Civil de Palencia y de León trabajaron en estrecha colaboración con las aseguradoras afectadas.
Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Palencia, que se ha encargado en este tiempo de instruir penalmente este caso para concluir con un procedimiento abreviado en el Alto Tribunal de la provincia, que lo juzgará a comienzos del próximo año.