Adif construirá en Alar el primer apartadero de 750 metros

-
Adif construirá en Alar el primer apartadero de 750 metros - Foto: Sara Muniosguren

Hay previstos otros dos iguales en Espinosa y Monzón y uno más en Osorno, pero de 1,3 km

Allí donde llegó por primera vez el tren a la provincia de Palencia, allí será donde el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) creará el primer apartadero ferroviriario capaz de acoger a trenes de hasta 750 metros de longitud de la línea entre Palencia y Cantabria: Alar del Rey. 
Ayer se publicó la licitación, por valor de 1.690.809 euros para dotar a la estación junto al nacimiento del Canal de Castilla de una vía de apartado de esas dimensiones, la primera del paquete de cuatro que tiene previsto realizar Adif para que  pueda reducirse «la saturación de la línea 160, de 217 km de longitud, ancho ibérico y vía única, y que en la actualidad soporta fuertes tráficos, tanto de viajeros como de mercancías».
En la estación de Alar del Rey el proyecto prevé la prolongación de la vía 2, que es actualmente la que tiene una mayor longitud. La adaptación de la vía de apartado y estacionamiento hasta alcanzar los 750 metros precisa de distintas actuaciones en la plataforma, la vía y la línea aérea de contacto (catenaria) y crear una vía con un total de 850 metros (750 para apartado y otros 100 para entronque). 
Esta nueva configuración de las vías requerirá la adaptación de los sistemas de seguridad y comunicaciones. Para ello se plantea la instalación de nuevas señales y equipos de detección acordes a la nueva configuración de los apartaderos. A su vez se contempla la reposición de los servicios afectados por la actuación proyectada.
La ampliación de la playa de vías se hará hacia el sur, dado que la línea está estrangulada al norte por dos pasos a nivel y viviendas del pueblo. Además, hacia el sur de la terminal de Alar la plataforma está preparada para dos vías.
La decisión de ampliar la capacidad de la línea para permitir la circulación de trenes más largos viene de hace unos años, cuando Adif firmó un convenio con Anfac, la patronal de fabricantes de automóviles para potenciar el tránsito sus productos por las vías del tren en su camino hacia los puertos. 
De esta forma, en los últimos años, esta línea que sirve de salida a los productos no solo de Renault, sino también, por ejemplo, de Volkswagen hacia el puerto de Raos (Santander), se ha modernizado, con el cambio de traviesas, raíles, catenaria y subestaciones. Ahora, se da el segundo paso, coincidiendo con la reactivación hace apenas unos días del mismo convenio.
Actualmente, de forma excepcional y con limitaciones, solo se permiten trenes de hasta 600 metros, cuando lo normal son 450 metros de longitud. Al ampliar hasta los 750 metros, se incrementa la capacidad de transporte, abaratando costes, puesto que en lo que respecta a los trenes porta coches, se consideran trenes ligeros, y sus limitaciones van más aparejadas a la longitud, que al peso.
Pero para que la línea sea totalmente operativa para trenes de 750 metros, es necesario construir más  aparataderos. Por ello la intención de Adif es construir otras tres en Palencia, Monzón, Osorno y Espinosa de Villagonzalo, y tres en Cantabria: Mataporquera (cuya ampliación también se licitó ayer por 1,8 millones), Guarnizo o Las Fraguas. Reciéntemente también se amplió la terminal de Muriedas, que presta servicio al puerto santanderino.  De las tres palentinas restantes, dos se serán para trenes de 750 metros. Estarán ubicadas en Monzón de Campos y Espinosa de Villagonzalo. La tercera, la de Osorno, en principio también estaba prevista habilitarla para trenes de 750 metros, pero reciéntemente Adif contrató una asesoría para estudiar si era posible y de qué forma ampliar una de las dos vías de la estación hasta los 1,3 kilómetros.
Estas ampliaciones son necesarias, puesto que sin ellas los trenes de esta longitud no podrían cruzarse en ningún punto. Esto es, el resto de trenes debería apartarse y ceder el paso a estos trenes, incluso los Alvia, que tienen preferencia en la línea. Además en caso de avería no podrían ser apartados en otra estación que no fueran las de cabecera, bloqueando toda la línea.