Un nuevo impulso para la UE

SPC
-

Merkel y Macron firman un tratado para hacer frente a los desafíos del bloque, como el populismo y el nacionalismo

Un nuevo impulso para la UE - Foto: WOLFGANG RATTAY


La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, firmaron ayer el llamado Tratado de Aquisgrán, complementario al del Elíseo de 1963, destinado a dar un nuevo impulso tanto a las relaciones bilaterales como de la UE, con el que aspiran a hacer frente a nuevos desafíos, entre los que citaron el auge del populismo y el nacionalismo en Europa. El acto se considera de gran relevancia para el motor franco-alemán y para todo el bloque, por coincidir con un momento de incertidumbre como el Brexit.

Por parte de la UE, participaron en la ceremonia el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el responsable del Consejo Europeo, Donald Tusk, defensores de "la solidaridad y la unidad" como herramientas para avanzar. 
 Sin embargo, Tusk también lanzó una advertencia a Merkel y Macron durante su discurso: "Europa necesita una clara señal de París y Berlín de que el refuerzo de la cooperación en pequeños formatos no es una alternativa a la cooperación de todos en Europa". 
  El expresidente polaco incidió en la necesidad de recuperar la confianza en la integración europea ante los detractores "confesos" del bloque comunitario, "tanto dentro como fuera de Europa".