scorecardresearch
Toyi Marcos Sosa

Desde mi ventana

Toyi Marcos Sosa


¡Vaya lío, Sr. ministro!

16/01/2022

Usted que parece no haber roto un plato, ¡la que ha armado! Le aseguro que la ciudadanía en general no puede creer que hable sobre las flatulencias de las vacas y afirme que causan más contaminación que los coches. Pobres vaquitas. Miles de años hace que existen sin que se las haya acusado de tal licencia. No sé si lo cree, pero una vaca tiene un 80% del genoma idéntico al humano y el resto de bóvido, así que cuidado con los gases de otros. Las hormonas de nuestro ciclo reproductivo son igual y la gestación también dura 9 meses. Otra coincidencia es que babean como algunos humanos. En serio, ¿qué le han hechos las vacas si dan leche, carne, cueros y derivados? Y pide comer menos carne porque perjudica nuestra salud y al planeta. Gracias por su consejo, pero ¿no cree que más perjudica no comerla al no poder comprarla? Y sobre las macrogranjas, si no están bien reguladas a qué espera, háganlo, legislen por igual en todo el territorio español, que para eso están ustedes y las Cortes Generales. 
Azúcar, juguetes ¿Qué será lo próximo? Algo falla. Esto no es normal. No puede haber en todo el mundo ningún ministro que declare que la carne de su país es de mala calidad y proviene de animales maltratados cuando ese país, precisamente, es el quinto exportador mundial de carne y el que más carne de cerdo envía. Y, ahora ¿qué? ¿Cree que los países receptores  retiraran la confianza a España o pasaran de la torpeza como del que asó la manteca? En cualquier caso y dada la importancia del sector, el disparate es tremendo. Si España tiene el problema que se ha denunciado en prensa extranjera, corríjanlo, pero en casa y no den tres cuartos al pregonero, pues según el Consejo General de Colegios de Veterinario de España el control de la Cadena Alimentaria está coordinado y aprobado por la Aesan, organismo adscrito al Ministerio de Consumo, y si sus palabras han sido manipuladas, exija rectificación.
Este país dentro de las grandes economías de la UE donde ni el Gobierno se entiende, además de esto y el paro, sufre la mayor subida de precios. La factura de la luz, carburantes, etc. Y el ministro de Consumo, ahí,  ¡no dice ni muuuu!