Osorno, Aguilar y Guardo recuperan las taquillas

DP
-

El Ministerio buscará soluciones definitivas con acuerdos con diputaciones y ayuntamientos para el despacho de billetes en las estaciones de tren

Osorno, Aguilar y Guardo recuperan las taquillas - Foto: Sara Muniosguren

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana anunció ayer que a partir de hoy volverán a vender presencialmente billetes de tren en las estaciones en las que se había dejado de prestar este servicio el pasado 31 de diciembre cuando pasó a depender de Renfe en lugar de ser responsabilidad de Adif. En Castilla y León, 14 terminales se vieron afectadas por esta medida, entre ellas las de Aguilar de Campoo, Osorno y Guardo, según informa Servimedia.
Según explicaron fuentes de Transportes, de momento, dicho servicio se recupera de forma provisional con personal de Adif en algunas de estas 142 estaciones mientras se buscan soluciones definitivas con acuerdos de colaboración con diputaciones y ayuntamientos interesadas, en mantener la venta presencial.En todo caso, las fuentes consultadas aseguran que el servicio de venta de billetes siempre estará garantizado en todas las estaciones con distintas posibilidades como la venta automática, las oficinas de Correos o los interventores en el propio tren.
 Más allá de que el personal de Adif siga vendiendo los billetes en algunas de estas estaciones, en otras el servicio empezará a ser prestado por personal de Renfe, mientras la operadora lleva a cabo el concurso para adjudicar esta actividad a otra empresa.
 En Castilla y León se cerraron entonces 14 taquillas, otras 14 en Castilla-La Mancha, diez en Galicia, 12 en Extremadura, unas 17 en Andalucía, nueve en Cataluña y tres Valencia. En concreto, en la Comunidad las afectadas fueron las de Astorga, Briviesca, Guardo, Osorno, Puebla de Sanabria, Sahagún, San Feliz y Almazán. En las estaciones de Aguilar del Campo, Arévalo, Boñar, Cristierna, La Vecilla y Viana de Cega ya se encontraban instaladas las nuevas máquinas.

malestar en la provincia. Algunos ayuntamientos, como el de Aguilar de Campoo, habían mostrado su malestar por la supresión de la venta presencial de billetes. De hecho, su alcaldesa, María José Ortega, había remitido una carta al Ministerio de Fomento mostrando su disconformidad con una medida que «es una gran complicación, sobre todo para la gente mayor», y que reflejaba el malestar de los viajeros que hacían uso de este servicio en Aguilar, Osorno y Guardo. Asimismo, la presidenta de la Diputación, Ángeles Armisén,  había solicitado una reunión con el presidente de Renfe.
Por otro lado, tal y como publicó Diario Palentino el pasado fin de semana, otra de las cuestiones que había enervado a los usuarios de las estaciones afectadas era que las taquillas se hubieran cerrado «de la noche a la mañana» y en su lugar se hubiera colocado un cartel en el que se indicaban los nuevos canales para la venta de billetes, que eran la máquina autoventa, la web de Renfe, el teléfono, la app Renfe Ticket, a bordo del tren, las agencias de viajes y las oficinas de Correos.  En el plano sindical, CGT se había mostrado muy crítica con el anuncio inicial de la compañía ferroviaria al considerar que se trataba de una medida que, según sus cálculos, afectaría a más de 500.000 ciudadanos en toda España. El sindicato había acusado a Adif y a Renfe de aplicar «criterios mercantilistas de dudosa rentabilidad».