Un toque de atención

DP
-
Un toque de atención

Las cinco plataformas ven en la manifestación un «paso más» en la defensa de la sanidad pública

En el día después de la manifestación en defensa de la sanidad pública que en Valladolid reunió a 15.000 personas según la Policía Nacional y más de 50.000 según los convocantes, los colectivos palentinos presentes valoran la participación, la organización y la unanimidad en cuanto a lo que se defendía, el fin de los recortes y una mayor  dotación presupuestaria, especialmente en el medio rural. 
Antonia Merino, de la plataforma Anhelo de Aguilar de Campoo, expresa su confianza en que cambien las cosas, aunque el consejero «lo está dejando todo tan mal que el que venga detrás, qué va a tener que hacer para levantarlo». Aguilar «no es muy reivindicativo»,  pero allí estuvo un autobús y gente que fue en su coche. 
Belén Collantes,  de la Asociación  Pro Hospital Zona Norte de Guardo, calificó la respuesta ciudadana de «excelente» aunque en Castilla y León «no tenemos en vena eso de la reivindicación». Expresa su confianza en que la manifestación «sirva de algo», al menos para que los partidos «tomen en cuenta estas movilizaciones, entre quien entre,y hagan los deberes, que llevan unos años sin hacerlos».
Juan Jesús Rico,  de Tú haces comaca y del grupo que monitoriza la  zona básica de salud de Frómista  Red de alerta rural, cree que la movilización tiene que servir  para que los políticos «tomen de una vez cartas en el asunto y busquen soluciones reales y no quiten servicios en el medio rural».  A su juicio, doce meses después de la primera manifestación, «hay algún problema más», como en Enfermería, a pesar de la «gran bolsa». 
Yolanda Alonso, de la plataforma Valle de Santullán (16 pueblos), valora la respuesta de la zona, que es de «diez». «Nos da fuerza para seguir luchando. Queremos que nos devuelvan lo nuestro, lo que teníamos».
Fernando Aparicio, de la plataforma en defensa de la sanidad pública de Palencia, ve en la movilización «un paso más en conseguir que la población vaya tomando conciencia de la seria amenaza que hay sobre el sistema público de salud. Es algo muy valioso que no podemos dejar perder»