Crecer entre acordes

E.M.
-
Crecer entre acordes

El proyecto Música y Persona, que nació en el colegio Corazón de María en 2014, avanza ahora con la puesta en marcha de una asociación cultural para dar continuidad a la propuesta educativa

Amantes de la música y conscientes de sus beneficios, la entidad titular del Colegio Corazón de María de Palencia, la Congregación de Misioneras Hijas del Corazón de María, se propuso hace un tiempo convertir el centro en una Escuela de Interioridad Creativa en la que la música se integrase en el currículo desde Primaria. Así, en 2014 nació el proyecto Música y Persona, como respuesta a la búsqueda de nuevas fórmulas de innovación educativa que se venían demandando para ayudar a alumnos y familias en su crecimiento personal.
Ofreciendo la posibilidad de iniciarse desde los tres años en el aprendizaje del violín, las responsables del proyecto han involucrado a toda la comunidad educativa y han conseguido estimular en los niños su capacidad de escucha y de asombro, avivando en ellos la curiosidad y las ganas de aprender y ayudándoles a fortalecer valores fundamentales para crecer en todas las dimensiones de la persona. Con la hermana Dolores Almansa al frente, Música y Persona acaba de convertirse en una asociación cultural sin ánimo de lucro para dar continuidad al proyecto educativo, extender su propuesta, implicar a personas y entidades y favorecer el intercambio de experiencias con la creación de agrupaciones musicales y la puesta en marcha de actuaciones que tengan en la música y la educación integral su referencia.
Las actividades que se desarrollan incluyen clases de violín amateur, tanto para niños a partir de tres años como para padres y madres; coros y agrupaciones musicales; la música como terapia; formación al profesorado; y colaboraciones con asociaciones y entidades para participar en certámenes, audiciones y conciertos.
Los responsables del proyecto parten de la convicción de que la música aporta grandes beneficios al ser humano y que su poder formativo es capaz de transformar a la persona y al conjunto de la sociedad para la construcción de un futuro más humano y más justo. Desde el centro se tiene claro que, a edades tempranas, es una poderosa herramienta para el crecimiento intelectual y el desarrollo de las inteligencias múltiples.
«La música ayuda a formar personas libres, coherentes y felices, une a las comunidades y contribuye al diálogo y la paz en un mundo que nuestros niños deben aprender a liderar con iniciativa, compromiso y creatividad», argumentan desde el Corazón de María.
Por ello, gracias a este proyecto se trabaja pensando en la música como motor para el desarrollo integral de las personas y como herramienta fundamental para fomentar la interiorización y la reflexión, además de poder trabajar las emociones, adquirir sensibilidad estética y favorecer el crecimiento intelectual, humano y espiritual de los alumnos.
Música y Persona también cree en el poder formativo de la música como proceso de transformación humana y social, así como en que es un elemento educativo de primer orden para la transformación de la escuela en un espacio innovador que suscite curiosidad y asombro e invite a la interioridad creativa, el pensamiento crítico y la interrelación con las familias.
El centro apuesta así por un compromiso con una educación singular que, a través de la música, despierte lo mejor de cada uno de los alumnos.