Llana hace una visión de la sociedad actual en su primer libro

Rubén Abad
-
Emiliano Llana Fernández se ha hecho cargo de los gastos de la publicación de su primer libro. - Foto: Rubén Abad

Inversión. El novelista guardense ha costeado los gastos de la publicación de su obra de la que ha editado en una primera edición medio millar de ejemplares

Reflexión. ‘Los ojos que vieron mi espejo’ cuenta la historia de amor de una joven pareja a través de las vivencias personales del protagonista masculino de la novela

 

A Emiliano Llana, un vecino de Guardo nacido hace 52 años en Colmenares de Ojeda, un pequeño pueblo cercano a Cervera de Pisuerga, la pasión por el mundo de las letras le llegó desde temprana edad y es que como él mismo relata, «ya en el colegio los profesores me decían que tenía un don especial para la escritura, afición que he cultivado durante toda mi vida mediante discursos, pregones o poemas. Siempre he sido muy inquieto y me ha gustado compartir con los demás mis sentimientos y mi forma de ver la vida». 
Sin embargo, no ha sido hasta hace unos días cuando este novelista se decidió a publicar su primer libro: Los ojos que vieron mi espejo. Una novela en la que se combinan la prosa y el verso en la que se cuenta la historia de amor de una joven pareja a través de los ojos del protagonista de un libro en el que no aparecen nombres ni lugares reconocibles ya que para el autor, «lo importante y preferente es el relato en sí».
Uno de los principales objetivos que busca Llana en su primer libro es «despertar la mente de la sociedad actual y los cambios que se han vivido en los últimos años en las personas con preocupaciones y perversiones que han ido evolucionando a medida que han transcurrido los distintos acontecimientos de nuestra historia más reciente».
Emiliano Llana desvela que escribir su primer libro, de 247 páginas, no ha sido tarea fácil: «Me ha llevado más de un año redactar toda la historia ya que solo podía continuar con el texto en los pocos momentos que me quedan libres, por lo que muchas veces pasaban días sin escribir una línea, lo que me obligaba a echar la vista atrás en la historia para retomar bien el hilo y enlazar todas las tramas que se describen».
Durante el proceso, el novelista ha contado con la colaboración de su hermana María Jesús «que me ha ayudado a pasar todo el texto manuscrito al ordenador en tan solo un mes. Ella también me echó una mano corrigiendo y retocando los diálogos. A esta tarea también se unió posteriormente un profesor retirado con el que mejoramos el texto con atino manteniendo la esencia del autor».
 
VENTAS. En poco más de quince días desde su puesta a la venta, Llana ha vendido ya más de doscientos ejemplares. De ellos, un centenar fueron adquiridos en la presentación que tuvo lugar recientemente en un abarrotado Salón de Plenos del Ayuntamiento de Guardo y en la que estuvo arropado por el alcalde guardense, Juan Jesús Blanco, amigos y familiares.
«Estoy muy contento porque la gente me está felicitando por mi novela de la que yo he financiado todos los gastos de la publicación de la primera edición de 500 ejemplares ya que a través de una editorial es muy complicado sacar a la luz un libro a no ser que seas un personaje afamado y conocido».
Esto ha posibilitado la reducción de los costes de la publicación que se vende en varios establecimientos de Guardo a un precio de 12 euros.
Todo esto anima a Emiliano Llana «a seguir escribiendo y trabajando para poder sacar a la luz más trabajos en los que me involucraré de lleno y en los que tampoco buscaré ganar dinero, si no compartir mis experiencias con los demás», concluye el autor.
Portada de la novela de la que se han editado 500 ejemplares.
Portada de la novela de la que se han editado 500 ejemplares.