Una media de una denuncia diaria por estafas cibernéticas

ALBERTO ABASCAL
-

En la Comisaría de Palencia se formularon durante el pasado año 215 denuncias a las que habría que añadir las 175 registradas en la provincia a través de la Guardia Civil, lo que hace un total de 390

Una media de una denuncia diaria por estafas cibernéticas

Tener una tarjeta de crédito sigue siendo una práctica habitual pese a las cada vez más modernas fórmulas de pago para las compras por Internet e, incluso, para las del comercio de toda la vida. El dinero de plástico, como comúnmente se conoce a la tarjeta de crédito tradicional, no está, sin embargo, exento de riesgos.
Los tipos de estafas por Internet cambian con la rapidez de las nuevas tecnologías aunque, en líneas generales, los dos grandes grupos de fraudes por Internet se dividen en aquellos con tarjeta no presente y con tarjeta presente. Los primeros son aquellos en los que la información de la tarjeta de crédito es robada y empleada ilegalmente sin necesidad de que exista físicamente la misma. 
En muchos casos el acceso a los datos se hace mediante correos falsos del banco o plataformas de pago que argumentan problemas con la tarjeta de crédito para recabar información como contraseñas y similares. Es lo que se conoce como phishing. La otra fórmula, cada vez menos frecuente, consiste en la copia de los datos propios de la tarjeta de crédito que, posteriormente, se utilizan para cargar compras no realizadas. 
Una media de una denuncia diaria por estafas cibernéticasUna media de una denuncia diaria por estafas cibernéticas - Foto: Sara MuniosgurenDe cualquier forma, ya hace un lustro los expertos en delitos informáticos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil advertían de que la delincuencia de este tipo estaba aumentando de manera considerable. De hecho, hoy en día, aunque no hay registros oficiales, se puede afirmar que una de cada cinco denuncias que se interponen ante las fuerzas de seguridad de Palencia está relacionada con un delito de carácter cibernético y un alto porcentaje del global de las mismas corresponde a estafas cometidas a través de compras online.
Según los datos aportados a Diario Palentino por fuentes del Ministerio del Interior, en la Comisaría de Palencia se interpusieron durante el pasado año 215 denuncias (179 en el año 2018) a las que habría que añadir las 175 (171 en 2018) registradas en el medio rural a través de la Guardia Civil, lo que hace un total de 390, es decir, una media de poco más de una denuncia diaria a lo largo y ancho de la provincia. Y son datos al alza por cuanto Internet y los múltiples posibilidades que ofrece cada vía se afianza entre la sociedad.

La Policía Nacional recuerda que la mejor manera para evitar ser víctima de fraudes y estafas cibernéticas -durante el Black Friday, Navidad y Reyes aumentaron exponencialmente debido al mayor flujo de compras- «es hacer uso del sentido común y mostrar especial atención a las premisas claves que permitirán realizar compras seguras en la red». Así lo indica a Diario Palentino, José Carlos Donoso,  jefe de la brigada de la Policía Judicial de la Policía Nacional adscrito a la Comisaría de Palencia. Donoso avisa de que los ciberdelincuentes aprovechan estos eventos, en los que se incrementan las compras y transferencias virtuales, «para intentar engañar a sus víctimas potenciales».
«Es evidente que cada vez usamos más Internet y los medios tecnológicos para funcionar en la vida cotidiana, pero nunca hay que olvidar que lo mejor siempre es la prevención. El factor humano, como siempre, es determinante porque los delincuentes juegan con ello. Hay que recelar de los chollos y no pagar a través de cuentas raras o muy poco conocidas. Por nuestra experiencia, si el dinero estafado sale de España prácticamente olvídate de él», afirma el responsable policial, que recuerda que además de un aumento del número de denuncias, «estas vienen acompañadas de un incremento de las cuantías económicas defraudadas».
Una media de una denuncia diaria por estafas cibernéticasUna media de una denuncia diaria por estafas cibernéticas - Foto: Sara MuniosgurenLas estafas por Internet son los ciberdelitos que más se denuncian en la provincia, según reitera Luis Miguel Andújar, cabo primero  perteneciente al equipo de Investigación Tecnológica de la Guardia Civil en Palencia, un equipo que se completa con el agente de la Benemérita Javier Castro.
«Una persona puede ser víctima de cualquier delito a través de las nuevas tecnologías, no solo por estafa sino por acoso sexual, injurias, calumnias o revelación de secretos. Hoy en día Internet y sus plataformas están en la sociedad para lo bueno pero también para lo malo», explica Luis Miguel Andújar, quien advierte que «hoy en día tener un ordenador o un smartphone implica un peligro latente si no se adoptan las debidas precauciones cuando realizamos compras o gestiones administrativas». 
«El robo de datos puede ser el inicio de un infierno; por lo que hay que tratar de huir siempre de las increíbles ofertas o de aquellas páginas o cuentas poco conocidas», añade el experto policial.  En los últimos días, desde la empresa Kaspersky se está alertando sobre el nuevo timo en la aplicación de mensajería instantánea, que busca robar la cuenta a los usuarios. El método es muy simple: Recibimos una llamada a la línea móvil, diciendo que hemos ganado un premio. Se trata de unas entradas gratis para un concierto o cualquier otro tipo de espectáculo. Indican que, si nos interesa, nos acaban de enviar un SMS, con un código de verificación que debemos reenviar al número de teléfono que nos indican. Hasta ahí no hay problema. Este surge si caemos y decidimos enviar ese código al número de teléfono indicado. 

Este código de verificación les da a los cibermalos para darles permiso para acceder a nuestra cuenta de WhatsApp. Con ello pueden robarnos todos los datos e incluso suplantarnos y hacer llegar este timo a nuestros contactos.  Desde la Unión de Consumidores de Palencia aconsejan que se desconfíe de este tipo de llamadas. «Si las reciben hay que colgar y, desde luego, que nadie siga en ningún caso las instrucciones dadas para proteger nuestra identidad y la de todos nuestros contactos».
Otro caso detectado y que conoce un buen número de personas hace referencia a un mensaje recibido a través de un correo electrónico haciéndose pasar por una entidad bancaria. 
«Si seguimos las indicaciones dadas entramos en una página en la que se piden datos personales, entre los que se encuentra el número de la tarjeta de crédito. Cuando damos estos datos, automáticamente los ciberdelincuentes acceden a nuestra cuenta y realizan compras en nuestro nombre», indican desde la Unión de Consumidores de Palencia.
Un tercer caso de estafa conocido en Palencia es aquel en el que se hacen pasar por atención al cliente de una tienda/plataforma online, alertando de una actividad inusual e indicando que han procedido a bloquear nuestra cuenta para proteger los datos personales para lo que nos dan una serie de indicaciones para volver a desbloquearla.
«Nunca una entidad privada o pública se va a poner en contacto de este modo con nosotros, ni nos va a pedir que le demos datos», advierten desde la Unión de Consumidores. 
En definitiva, las nuevas tecnologías han venido para quedarse (y para expandirse) pero, como todo en la vida, el riesgo siempre existe y más si los sentimientos entran en juego. Es muy fácil captar a una víctima de buenos sentimientos. 

 

JOSÉ CARLOS DONOSO, JEFE DE LA POLICIA JUDICIAL DE LA POLICÍA NACIONAL

«Internet ha crecido una barbaridad en los últimos años y también los riesgos»

 

Las dificultades tecnológicas, la tipificación de las conductas, la falta de medios, el enmascaramiento de los autores y, sobre todo, la extraterritorialidad de los delitos y la falta de colaboración de los Estados, hacen que todavía sea muy complicado pillar a los delincuentes.
El jefe de la brigada de la Policía Judicial de la Policía Nacional en la Comisaría de Palencia asegura a DP que los delitos de estafa en las compras online o cualquier acción penal cometida a través de la red de redes son muy difíciles de rastrear por varios motivos: «Para comenzar, los delincuentes no necesitan un espacio físico. Pueden estar a pocos metros de ti o a miles de kilómetros. Seguir las pistas a través de la red es muy complicado, aunque, en aras de la verdad, también se obtienen éxitos. Sin embargo, lo importante es la prevención porque el engaño y las estratagemas están a la orden del día. Además, los delincuentes también saben de leyes porque prefieren cometer un buen número de acciones por un escaso montante (menos de 400 euros es un delito de hurto, que conlleva penas de cárcel mínimas) que infracciones de mucha mayor cuantía», recuerda José Carlos Donoso. El responsable policial considera que en los próximos años las unidades de delincuencia informática tenderán a sumar más efectivos y más medios técnicos y económicos: «Es lo que se impone. Hoy en día pocas cosas se hacen ya si no hay una mediación electrónica».
Donoso recomienda a cualquier víctima que «no corra a interponer la denuncia si sufre una estafa». «Es importante tener a mano todos los datos posibles, incluidos los bancarios, para poder hacer luego el rastreo. Desde el punto de vista policial hay éxitos en muchas ocasiones al localizar a los autores, pero insistimos en que si el dinero sale de España es muy difícil recuperarlo».
Donoso recuerda como un caso singular de estafa electrónica que ocurrió en Palencia el de una mujer que se creyó que estaba manteniendo una relación de amistad-sentimental con un supuesto soldado americano que estaba destinado en Irak y que le planteó que le ayudara económicamente para salir de allí porque además tenía oro. «Los delincuentes apelan a este tipo de sentimientos, como con las ofertas de trabajo».

 

LUIS MIGUEL ANDÚJAR, CABO PRIMERO DEL EQUIPO DE INVESTIGACIÓN TECNOLÓGICA DE LA GUARDIA CIVIL EN PALENCIA

«En cualquier investigación lo más importante es seguir el rastro del dinero»

 

Como ya se ha comentado, las estafas por Internet son los ciberdelitos que más se denuncian en la provincia, según Luis Miguel Andújar, cabo primero perteneciente al equipo de Investigación Tecnológica de la Guardia Civil en Palencia. «Son los que más se denuncian, pero cualquier persona puede ser víctima de cualquier delito a través de las nuevas tecnologías». 
Luis Miguel Andújar, al igual que su colega de la Policía Nacional, hace varias recomendaciones: «Es necesario guardar toda la información posible. No hay que borrar, destruir o modificar la información relacionada con el delito. Todo lo que podamos aportar a las Fuerzas de Seguridad es importante. La documentación, aunque parezca irrisoria, puede ser determinante; por eso debemos facilitar copias en soporte digital, impresiones en papel, soportes originales, capturas de pantalla, textos completos... Además, no hay que reenviar los mensajes de correo electrónico porque eso dificulta la lectura de las cabeceras que pueden llevarnos al paradero del delincuente», comenta.  
«Es esencial la concienciación y una buena educación, sobre todo a menores, para evitar muchos problemas, porque este es un tipo de delito muy específico y muy complicado de investigar», alega.
La lista de ciberdelitos es enorme. «El delito informático en sí no se recoge en el Código Penal, pero en todo su articulado se hacen muchas alusiones a los ciberdelitos, que, en definitiva, son todos aquellos delitos que se llevan a cabo a través de los medios tecnológicos o de información. Lo más fácil en toda investigación es seguir el rastro del dinero».
El experto de la Guardia Civil en materia cibernética mantiene que este tipo de delincuentes «son especialistas en ingeniería social, en estupidez humana, por eso debemos saber que no hay nada gratis en esta vida».
«Además, ahora lo nuevo es que han aparecido las denominadas redes privadas virtuales, que ofrecen composiciones legales y totalmente encriptadas y todo ello dentro de un tráfico que rompe todas las barreras nacionales. Es algo que debería estar regulado a nivel internacional», concluye.