Tres años de impulso cultural

David Herrero (Ical)
-

El Ateneo de Palencia celebra este martes el aniversario de su refundación con la vista puesta en mantener activa la vida intelectual de la capital

Tres años de impulso cultural

En contra de un supermercado cultural y a favor del trabajo conjunto y la puesta en valor de todas las diciplinas de conocimiento. Tres años de impulsos y acciones. Tres años de la refundación de una institución empeñada en que el impulso intelectual no llegue a paralizarse. Con cerca de 600 socios, el Ateneo de Palencia celebra este martes su tercer aniversario con el objetivo de desterrar el pensamiento analógico a partir de la transmisión del sentimiento cultural de la sociedad palentina.

"Hay cosas que surgen sin necesidad de la palabra o de un acuerdo previo", así explica a la Agencia Ical el presidente del Ateneo de Palencia, Fernando Martín Aduriz, los inicios del mismo. Detalla que todo coincidió en una pequeña inquietud de lucha contra la idea de la nostalgia, al ser una figura muy de la tierra. Con el pregón de San Antolín en el Casino de Palencia, en agosto de 2016, la iniciativa de refundar el Ateneo fue introducida entre las líneas del discurso. Una circunstancia que se unió a la presentación, a finales de septiembre, del libro del propio Aduriz, 'Mejor no comprender', en el Ateneo de Madrid.

Evento que sirvió de antesala para todo lo que iba a venir por delante, dado que, en la capital de España, un grupo de palentinos decidieron sacar adelante, de nuevo, el Ateneo de Palencia. Se apreció que "coincidían los 143 años de su fundación, con el 10 de diciembre de 1876 al 10 de diciembre de 2016". El resultado se materializó y "la máquina comenzó a trabajar hasta el día de hoy".

El impulso de una ciudad

Los comienzos nunca son fáciles, razón por la cual se calculó convocar alrededor de 80 personas para iniciar la andadura, pero las previsiones se "desbordaron" en octubre, ya que, con la primera Junta Directiva fueron más de 100 socios, respuesta que hacía presagiar "un cierto movimiento de la sociedad palentina", reconoce. No era una “ocurrencia” de cuatro personas, sino "un síntoma de que la ciudad necesitaba impulsos, acciones y movimientos que fueran la demostración de la lucha contra una cierta nostalgia e inercia".

Bajo el lema 'Agitar la vida intelectual', de Becerro de Bengoa en 1876, se desarrolló la línea a seguir del Ateneo, idea que se plasmó en el preámbulo de los estatutos para diferenciar las distintas vidas de una ciudad. No obstante, por encima de todas ellas, "se sostenía que el ámbito intelectual debería de estar primero para no caer en el activismo cultural y en la nostalgia repetitiva". Con ello, se buscó un "foco de gente que permaneciera en el intento de ese imposible para que la vida intelectual no se apague", subraya Aduriz.

En esta línea, el presidente afirma que la filosofía "no se basa en que unos ofrezcan a otros, ya que esa idea se ha querido romper desde el primer minuto. No se quiso hacer una institución digestiva en el que unos trabajan mucho para que otros se beneficien por el pago de una cuota". Tal es así que, "nadie da nada, sino que cada persona se suma a un esfuerzo colectivo para aportar algo a todos, en particular, y a la ciudad de Palencia, en general". Por ello, deja claro que "no es una institución para dormir, al ser capaz de "despertar a los demás en un momento muy a la contra, donde el individualismo feroz acaba con todo asociacionismo".

Clave del éxito

La cifra de socios se tambalea entre los 500 y los 600, aun así, otros ateneos han posicionado al de Palencia como el que más miembros tiene de toda España. Aduriz explica que "no se había pensado en ello y tampoco importaba el ranking", aunque, según la proporción de habitantes, "el fenómeno del Ateneo de Palencia debería de comenzar a estudiarse, debido a la participación ciudadana en un total de 12 secciones o una escuela de teatro de chavales". Una especie de "síntoma con gran calado en la sociedad palentina", apunta.

Aduriz asegura que "se pone demasiado énfasis en el confort, mientras que la clave del éxito se centra en la colaboración, la puesta en común de ideas y la crítica". Aun así, aclara que "no quiere medir el triunfo del Ateneo por el número de socios, actividades u opiniones", sino mantener "la tendencia de la invención en vez de la repetición".

Un atractivo conformado por secciones del ámbito de la literatura, música, ciencia, historia, cine, ciencias de la salud, psicoanálisis o emprendimiento, entre otras. Secciones a las que la gente se puede apuntar, aunque el director de cada una "es el auténtico foco creador de la misma". Actividades que, por norma general, llenan de vida a la sede ubicada en la calle Sta. Tersa de Jesús, a mayores de los acuerdos con el auditorio de la Fundación Fundos ubicado en la calle Mayor u otros espacios esporádicos.

Vistas a futuro

El presidente puntualiza que el proyecto de futuro persigue "transmitir el sentimiento del Ateneo sin necesidad de estar en la capital", todo ello enmarcado en una "idea de mundo digital al desterrar el pensamiento analógico".

En esa nueva tendencia radica la revista online gratuita que se ha iniciado este 2019 con dos números, a través de una tirada cuatrimestral, donde se reseñan todas las actividades y contenidos que se tratan, además de artículos, columnas e informaciones realizadas por los socios. Con ella "se ha dado respuesta al problema de que muchos socios no están en Palencia y no pueden seguir las actividades". No obstante, a mayores de esa revista, "se graban todas las actividades y se cuelgan en la red para que puedan ser seguidas desde cualquier lugar donde hay ateneístas", añade Aduriz.

En relación a la programación con motivo de del aniversario, la sede acogerá, a partir de las 19 horas, un acto de entrega de los Premios HHH (Honestidad, Humildad y Humanidad), que recibirán tres ateneístas a partir de varias propuestas internas. A mayores, habrá actividades musicales y unas palabras de recuerdo a los socios fallecidos, además de resaltar los 143 años de la fundación y el tercer aniversario de la refundación del Ateneo de Palencia.