Prevención y tranquilidad tras los tres casos de tularemia

Laura Burón
-

Paredes de Nava es una de las más afectadas con tres casos confirmados por esta patología y los vecinos viven estas jornadas con cierto desconocimiento, pero con absoluta normalidad

Prevención y tranquilidad tras los tres casos de tularemia - Foto: Á“scar Navarro

Tras la confirmación del tercer caso de tularemia en la localidad de Paredes de Nava la situación parece no asustar a la villa, que vive con desconocimiento esta plaga de topillos, como los agricultores paredeños se atreven a nombrar. No por la presencia de estos seres que ya son uno más en su día a día, sino por la existencia de enfermos con esta dolencia. Una afección infecciosa potencialmente grave causada por la bacteria Francisella tularensis y principal problema que afecta a los labradores, pero de difícil contagio fuera de las zonas de labranza. Además, el alcalde de la localidad ha tomado medidas preventivas para evitar cualquier posibilidad de contagio por parte de los vecinos.
El problema que afecta a los agricultores desde hace años y que en el 2007 se declaró como gran epidemia, se repite esta temporada. Los labradores de la zona ya  veían venir esta situación por las condiciones climáticas que se están dando.
 En el sector de la agricultura se tenía conocimiento de los afectados por tularemia y, por eso, viven estos días con preocupación, preguntándose cuántos casos más habrá y, sobre todo, qué medidas se tomarán, ya que en las inmediaciones de Paredes se encuentran una gran cantidad de roedores. A pesar de tener el ejemplo del año 2007, «parece que las administraciones no atienden a las peticiones de los labradores», que solicitan desesperadamente «quemas controladas del terreno, inspeccionadas por los bomberos», informan los agricultores paredeños. De esta forma, se facilita la caza para las aves rapaces, porque ven mejor el suelo y pueden localizar a los topillos. 

 

Lea la noticia ampliada en la edición de papel o en kiosko.diariopalentino.es