Bautizo a escala pequeña

Rubén Abad
-

La versión infantil de la fiesta reunió a decenas de personas en los entornos de la plaza Mayor, donde no faltaron los confites y sonó el 'Ea'

Bautizo a escala pequeña - Foto: Óscar Navarro

Poco importaban las dimensiones de la talla, de apenas un palmo, lo interesante era mantener viva una de las tradiciones más arraigadas de la capital y garantizarse una cantera de jóvenes cofrades. La versión infantil del Bautizo del Niño, organizado por la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, reunió ayer a un gran número de personas tanto en la procesión  previa por las calles del centro como en las plaza Mayor, epicentro de la celebración.
Al ritmo de la dulzaina y el tamboril, los pequeños llevaron a hombros la talla del Niño. Una de las imágenes más entrañables  que dejan los días previos a la Navidad. Allí no faltó el lanzamiento de confites y el Ea, así como la actuación del grupo de danzas El Zascandil. «Este acto consolida una de nuestras tradiciones más arraigadas y el Ayuntamiento va a estar ahí para apoyarlo», indicó el alcalde, Mario Simón, quien recibió a la comitiva en la escalinata de la Casa Consistorial.
 No muy lejos de allí, en el palacio provincial tuvo lugar el tradicional maratón navideño de donaciones de sangre, en el que superaron las 200bolsas, y el Casino abrió su programación especial navideña con el pregón, responsabilidad que asumió el profesor Miguel Ángel Arconada.
Por otro lado, Venta de Baños volvió a hacer gala de su generosidad en la campaña solidaria Ningún niño sin juguetes, promovida por Vía Rápida y en la que participaron decenas de moteros y vecinos del pueblo. Por su parte, ACUP y Cruz Roja recogieron alimentos no perecederos.