El radiomarcaje permitirá conocer los patrones del oso

DP
-

El plan que pondrá en marcha la Junta hará posible cuantificar la extensión y ubicación de las áreas de campeo reales de machos y hembras a lo largo de los periodos que caracterizan su biología

El radiomarcaje permitirá conocer los patrones del oso - Foto: eduardo margareto

La Junta de Castilla y León pondrá en marcha este año un plan de radiomarcaje de oso pardo,  que permitirá cuantificar la extensión y ubicación de las áreas de campeo reales de machos y hembras, adultos y subadultos, a lo largo de los diferentes periodos que caracterizan la biología del oso pardo, incluyendo la temporada de celo y la de hiperfagia, así como la fase previa a la hibernación.
También podrán conocerse los movimientos de los subadultos a lo largo de la dispersión, lo cual es importante a la hora de planear posibles corredores que faciliten la conexión entre poblaciones,  o para identificar y tratar de limitar el efecto barrera de algunas infraestructuras;  los ritmos de actividad, los desplazamientos y el uso del espacio a lo largo de las diferentes fases del ciclo anual del oso.
Asimismo el programa aportará información sobre las características de los desplazamientos de los osos conflictivos, es decir, de aquellos individuos que más frecuentemente producen daños a propiedades humanas; y el posible efecto de algunas actividades humanas nuevas para los osos de la Cordillera, como el turismo osero, que podría afectar a los ritmos de actividad, los desplazamientos y el uso del territorio.
De acuerdo con la última información disponible, las cuatro comunidades de la Cordillera Cantábrica contabilizaron 38 osas en 2018  (31 en la subpoblación occidental y 7 en la oriental) con 64 crías (52 en occidente y 12 en oriente). De las cifras globales, 22 osas y 38 crías se ubican en la zona occidental de Asturias y nueve osas y 14 crías en la de Castilla y León. En la zona oriental están censadas siete osas y 12 crías. De estas últimas, 4 osas con esbardos se han observado en Palencia, dos en León y otra en Cantabria. La productividad de oseznos por hembra, en 2018, es muy similar en la subpoblación occidental (1,67 crías) y en la oriental (1,71 crías), siendo la media para la cordillera en su totalidad de 1,68 crías por hembra. Entre 2000 y 2018 se confirma la consolidación de la población de hembras y esbardos.