Un festival de alto voltaje

E.M.
-

Danza, música, humor y mucho apoyo se dieron cita ayer en la octava edición del evento navideño Dando la Murga, cuya recaudación se destinará a Apaijir CyL, la asociación de pacientes y afectados con artitris idiopática juvenil

Un festival de alto voltaje - Foto: Sara Muniosguren

Un año más de solidaridad y un éxito que sumar a los anteriores. La Asociación Juvenil Alto Voltaje celebró ayer la octava edición del festival Dando la Murga, un evento que reunió a cientos de personas en el auditorio de la Fundación Díaz-Caneja y volvió a demostrar el apoyo de los palentinos a una buena causa.
La programación fue muy completa y para todos los gustos, pues sobre el escenario se pudo ver al grupo de percusiones de Alto Voltaje, danza oriental de la mano de Sara, a la Agrupación Folclórica El Zascandil, el grupo de Zumfit de Alto Voltaje y a la cantante Beatriz Belloso.
Como cada año, la entrada al evento fue gratuita, pero el público colaboró de forma solidaria para conseguir fondos para Apaijir CyL, Asociación de pacientes con artritis idiopática juvenil y otras enfermedades inmunes y reumáticas infantiles de Castilla y León, que lleva un año trabajando en la región.
«Trabajamos mucho con infancia y juventud. Hace unos años tuvimos una niña enferma a la que quisimos ayudar de alguna manera y se nos ocurrió crear este festival. Desde entonces, siempre hemos apoyado a distintos colectivos y a sus familias para intentar hacer que su vida sea mejor», destacó Beatriz Rebolledo, responsable de Alto Voltaje.
Este año, el motivo de escoger Apaijir también está en una alumna, una pequeña con problemas reumatoides. «Hemos pensado que es importante que se conozca que se trata de enfermedades que también padecen los niños y que tenemos que apoyar para que tengan la mejor calidad de vida posible», añadió Rebolledo.
En el festival también estuvo presente Elena Urbaneja, médico responsable de la consulta de Inmunología y Reumatología Pediátricas del Clínico de Valladolid, hasta la que acuden los pacientes palentinos. «Hay que apoyar a estos pequeños que tienen tratamientos muy complicados y que requieren un control muy estricto», destacó esta profesional, quien indicó que se trata de enfermedades que revierten en el 50% de los pacientes.
A falta de conocer la cifra final, se espera que la recaudación ascienda a unos 500 euros, la cantidad que viene obteniéndose en las últimas ediciones.