El ocio nocturno critica las trabas en aforo, música y baile

J. Benito Iglesias
-

Los establecimientos reabren en un 30%, el transporte urbano recupera las líneas de servicio habituales y el tráfico por las carreteras fue fluido el domingo pero sin aglomeraciones

El ocio nocturno critica las trabas en aforo, música y baile - Foto: Juan Mellado

Las medidas de control y seguridad en el sector de los bares especiales y discotecas, el denominado ocio nocturno, preocupan a sus propietarios dada la incertidumbre que supone la existencia de límites en cuanto al aforo, el nivel sonoro de la música y la imposibilidad de utilizar las pistas de baile para su cometido habitual en la cada vez más compleja vuelta a la  normalidad. De momento, solo se ha decidido a abrir en torno a un 30% de los locales de este tipo.
«Hay muy pocos bares que tienen más de 100-120 plazas y el hecho de no poder utilizarlas al máximo, sobre todo los que no disponen de terraza, es doloso y los deja con muy poco margen de beneficio, por lo que su situación resulta preocupante», tal y como señaló Jorge Luis de Mguel, presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Palencia (AEHP).
Las normas impuestas en el caso de los bares especiales limitan el aforo al 75 por ciento, mientras las discotecas no pueden superar un tercio de su capacidad total. El resto de normas son comunes y el consumo dentro del local podrá realizarse en barra y en mesa o agrupaciones de mesas, debiendo asegurar la distancia de seguridad interpersonal de 1,5 metros. Cuando existiera un espacio destinado a pista de baile o similar, podrá ser utilizado por mesas pero no para su uso habitual. 
El ocio nocturno critica las trabas en aforo, música y baileEl ocio nocturno critica las trabas en aforo, música y baile - Foto: Juan MelladoAdemás, el funcionamiento de emisores acústicos, en su caso, se limitará a un volumen que permita la conversación a distancia interpersonal sin necesidad de elevar la voz. Deberán además evitarse las aglomeraciones de personas  en la entrada o salida del local, o dentro del mismo, y se procederá a la ventilación del recinto de forma completa al inicio y final de cada sesión de la actividad desarrollada.
A juicio de Jorge Luis de Miguel,   normas menos restrictivas en locales de ocio acabarían con algunos brotes de la pandemia que se dan en jóvenes que se juntan en botellones y fiestas privadas incontroladas. «La formación en medidas higiénico-sanitarias y los protocolos de seguridad marcados desde la Federación nacional de hosteleros hacen que se controle mucho más todo. Podemos dar un buen  servicio a través de una limpieza y desinfección continuas y así prevenir contagios», consideró.
poner puertas al campo. De similar opinión es Guillermo Flores, veterano hostelero y propietario de dos locales bajo el sello Y un cuerno. «El bar de copas no lo abrí este fin de semana al pillarme un poco justo. Era el primero que se podía salir fuera de la provincia y se notaba ese vacío. Yo creo que hay ganas y optimismo por volver a la  actividad, ya que a las dos de la mañana y en fin de semana cuesta  menos entrar al interior de un local de ocio», dijo.