Casado defiende la alianza con Cs contra un PNV "supremacista"

Agencias
-

El líder de los populares abre la precampaña con el candidato de la coalición con los naranjas, Carlos Iturgaiz, en Ermua, desde donde envían un mensaje de apoyo a las víctimas de ETA

Los dos políticos rindieron homenaje al concejal Miguel Ángel Blanco, asesinado en julio de 1997. - Foto: H.Bilbao

Ya falta menos para las elecciones vascas, concretamente 35 días. Y la precampaña no ha hecho más que empezar. Al menos para el PP, cuyo  presidente, Pablo Casado, defendió ayer la coalición PP+Cs, «un frente común del constitucionalismo en positivo», como «la única alternativa» a un PNV «supremacista», que «no es honrado» porque tiene a sus espaldas «varios casos de corrupción», y que ha gestionado «mal» el ya «vertedero mortal» de la localidad vizcaína de Zaldibar.
El palentino aseguró que Carlos Iturgaiz es la mejor apuesta contra el lendakari, Íñigo Urkullu. «La única alternativa al nacionalismo sectario es la coalición del PP+Cs, a la mala gestión y al supremacismo en la gestión, en lo político, y me atrevería a decir, incluso, en la ética de reivindicar la historia tan dura en el País Vasco», subrayó.
Y es que el conservador visitó Ermua, acompañado de Carlos Iturgaiz y la presidenta interina de los populares vascos, Amaya Fernández, para mantener un encuentro con afiliados y cargos de esta formación.
En la sede de la formación en el pueblo, con una foto de grandes dimensiones de Blanco detrás, el aspirante recordó que el partido se ha hecho a base «de sangre, sudor y lágrimas», y apuntó que hoy todo el PP vasco está cohesionado en defensa de la «unidad de España, la Constitución y las libertades». Así quiso hacer un guiño a las víctimas.
Posteriormente, Casado recordó que Ermua fue el «kilómetro cero de la dignidad y del basta ya, de la unión de todos los demócratas frente a la barberie terrorista», al tiempo que criticó que Pedro Sánchez requiriera el voto de EH Bildu para aprobar el techo de gasto. También apuntó que en Euskadi se necesitaba crear «un frente común en positivo» entre los demócratas y, por eso, su partido ha sido «generoso» y concurrirá en coalición con Ciudadanos, que no tiene representación en la Comunidad.
El incendio de Zaldibar fue blanco de sus críticas a Urkullu, al que pidió «responsabilidades» por la gestión: «Si pasa esto en Galicia, pedirían la dimisión de Feijóo».