Humanizar la Covid-19

ALBERTO ABASCAL
-

El equipo del área de coronavirus de Urgencias está formado por una persona encargada de la limpieza, un celador, un auxiliar, una enfermeray un médico «pero en los momentos duros llegamos a contar hasta con 4 equipos a la vez», subraya Calaveras

Javier Calaveras (izda.) trata con su equipo la estrategia a seguir. - Foto: Óscar Navarro

Para resumirlo de alguna manera, actualmente el servicio de Urgencias dispone de dos zonas, una tradicional para atender a los pacientes que se presentan con las habituales patologías sufridas fuera de la pandemia y una segunda que está situada en el nuevo edificio de consultas externas reubicada para tratar a aquellos que acuden con sintomatología de coronavirus. Ambas zonas convenientemente señalizadas están separadas por una enorme carpa que se montó el 19 de marzo (aún se mantiene en pie), que tiene como objetivo supervisar previamente a todos los pacientes que acuden al servicio. 
«Después de mostrar en ventanilla la documentación personal, los pacientes son vistos en la carpa -hasta 200 en una semana en el momento más álgido de la pandemia- y si son susceptibles de padecer la Covid-19 son derivados a la zona de consultadas externas, es decir, el área de coronavirus, donde se encargan de evaluar su estado y decidir si requieren o no el ingreso hospitalario», explica el jefe del servicio, Gonzalo Ibáñez.

En el área de coronavirus se encuentra Javier Calaveras, médico de Urgencias y que ha vivido y vive en primera persona una pandemia que no tiene parangón: «Actualmente trabajamos un equipo que está formado por una persona encargada de la limpieza, un celador, un auxiliar, una enfermera y un médico pero en los momentos duros llegamos a contar hasta con cuatro equipos diferentes a la vez», subraya Javier Calaveras a Diario Palentino, una facultativo que tiene muy claro que en todo momento hay que dar la mayor cobertura asistencial a los pacientes que están viviendo esta circunstancia «y desde luego tratar de humanizar esta patología porque no podemos estigmatizar a unos pacientes que han sufrido una barbaridad, ya que se quedan solos en el ingreso, sin contacto con sus familiares. No hace falta decir que esta situación es bastante dura, por lo que hay que tranquilizarles en todo momento».
 Es esta sección de Urgencias la que determina si un paciente debe ser ingresado, bien en la Unidad de Cuidados Intensivos o en planta, ahora concretamente en la 11 del complejo hospitalario, aunque en los peores momentos se llegaron a utilizar hasta nueve plantas.
Javier Calaveras, médico de Urgencias que trata el Covid-19. Javier Calaveras, médico de Urgencias que trata el Covid-19. - Foto: Óscar NavarroPero con todo, Calaveras quiere subrayar que el agotamiento físico de los sanitarios «es brutal» y teme que un rebrote de la pandemia a imagen y semejanza del aparecido en marzo «no podríamos soportarlo. Ahora mismo, los sanitarios necesitan recuperarse física y psicológicamente para poder afrontar con energías renovadas una nueva crisis si llega, que llegará si no ponemos en práctica las medidas contempladas. Y, lo que es peor, no lo descarto viendo como algunos no cumplen con su obligación. De seguir así podría haber un nuevo confinamiento». «Además, siempre que actuamos tenemos en mente y en nuestro espíritu a todas las víctimas. Y es que es obligación de todos no olvidarnos de ellas en ningún momento», subraya Calaveras.
El facultativo explica que en las últimas semanas han aparecido, en líneas generales, casos con mucha menor carga virulenta y que afecta especialmente a gente joven, «pero los contagios prosiguen y, por lo tanto, no se puede bajar la guardia».
Calaveras tampoco quiere dejar pasar por alto que estamos ante una enfermedad que deja secuelas: ? «Puede haber complicaciones después de haber superado la Covid-19. Y el abanico es amplio porque han aparecido fibrosis pulmonares, dificultades de movilidad, trombosis, pérdida del gusto y del olfato, etc. Algunas de esas secuelas pueden desaparecer en semanas. Otras, en cambio, podrían durar más tiempo». Pero como todo en la vida hay que seguir mirando hacia el futuro y los sanitarios de Palencia no se han quedado atrás, igual que los colegas de otras provincias, con el firme propósito de combatir al virus de la manera más efectiva posible. A comienzos de junio llegó a Palencia el robot Procleix Panther, capaz de realizar hasta 400 pruebas PCR en una jornada (en caso de necesidad puede alcanzar el millar incluso durante 24 horas) y que se ha convertido en el faro del complejo hospitalario para detectar si se produce un rebrote.

Así lo entendía María Antonia García Castro, jefa de Microbiología y Análisis Clínicos del hospital Río Carrión, tal y como explicó a este periódico: «Hasta junio no habíamos podido contar con esta tecnología. Para conocer las analíticas  teníamos que remitir las pruebas a Valladolid, que siempre nos trató de una manera exquisita en el marco de esta tragedia que hemos tenido que sufrir». El Procleix Panther solo está disponible en la región en los hospitales de Palencia y Segovia y también estaba previsto que llegara a Soria. Tal es el grado de compromiso de los profesionales de Palencia después de cuatro meses de lucha titánica que a finales de mayo se conoció que un grupo de 18 sanitarios palentinos participaban en un estudio pionero a nivel nacional que busca la protección de este grupo profesional ante la Covid-19.
Se trata del denominado Ensayo Clínico para la Prevención de la Infección por Coronavirus en Sanitarios (Epicos), un estudio promovido por el Ministerio de Sanidad y en el que participan 4.000 profesionales de 63 centros de toda España. 
La investigación, que comenzó el pasado 15 de abril, evaluará durante 12 semanas el uso de un medicamento conocido con el nombre comercial de Truvada, utilizado para tratar y prevenir el VIH/sida como profilaxis preexposición en trabajadores sanitarios en riesgo de infección por el Covid.
El objetivo de Epicos es evaluar el riesgo de desarrollar la enfermedad sintomática por Covid-19 en personal sanitario de alto riesgo. Para ello, se administra de manera preventiva y aleatoria uno o dos medicamentos que se compararán con un grupo placebo, en línea con las directrices de la OMS y la comunidad científica. Así, se comprobará la eficacia preventiva de tres tratamientos estratégicos: hidroxicloroquina, antirretrovirales que se utilizan para tratar la infección por VIH (emtricitabina/tenofovir disoproxilo) y la combinación de ambos.  Con este ensayo clínico, el Ministerio de Sanidad, a través del Plan Nacional sobre el SIDA y con la colaboración de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), busca proteger a los profesionales sanitarios que se encuentran en la primera línea de la respuesta a la pandemia, y a los pacientes, a los que el personal sanitario con enfermedad asintomática puede transmitir de modo inadvertido la enfermedad.
Y, por si fuera poco, los profesionales médicos del complejo hospitalario están pendientes de las resoluciones dictadas por la Unión Europea para poder acudir a las subvenciones que puedan sufragar estudios clínicos relacionados con el coronavirus. «El servicio sanitario de Palencia está a la última y al mismo nivel que los mejores del país», comenta Javier Calaveras.

 

EL DETALLE. Una consulta  que es pionera en Castilla y León

La aparición de esta nueva enfermedad ha supuesto para los clínicos varios desafíos importantes: el primero la dificultad en el diagnóstico precoz debido a la disparidad de manifestaciones clínicas, con presencia de síntomas no solo respiratorios sino también cardiovasculares, inflamatorios y hematológicos, entre otros. Otro de los problemas encontrados fue la elaboración de protocolos clínicos que unificaran los criterios de ingreso y tratamientos disponibles y, por último, los facultativos se tuvieron que enfrentar al reto de diagnosticar y tratar las secuelas respiratorias y sistémicas que pudieran desarrollarse a medio y largo plazo.
Esta situación hizo necesaria la creación de un modelo de asistencia transversal y multidisciplinar que pudiera abordar el coronavirus desde un punto de vista integral, eficiente, seguro y estandarizado.
Con esta finalidad se creó la Consulta Monográfica de Covid-19, pionera a nivel regional, coordinada y centralizada por el doctor Sánchez Navarro, jefe de Servicio de Medicina Interna, con la colaboración de diferentes especialidades médicas. La consulta está dirigida por la doctora Cristina Sánchez del Hoyo, especialista en Medicina Interna.Su ámbito de actuación abarca el seguimiento ambulatorio de pacientes diagnosticados de Covid tanto si han precisado o no ingreso, derivados desde Atención Primaria o tras el alta hospitalaria.