Del bolero cubano al electropop eterno

Esther Marín
-

Zenet hizo suyas pasiones difíciles y desgarrados desamores durante el concierto que ofreció en la plaza Mayor, antes de que y Alaska y Nacho Canut cautivaran al público concentrado en El Salón

Del bolero cubano al electropop eterno - Foto: Sara Muniosguren

De un bolero con el que viajar hasta Cuba, hasta un clásico del pop con reivindicación incluida. La variedad musical se alzó protagonista en el día grande de la ciudad, con dos conciertos que dejaron un grato sabor de boca entre los asistentes.
La plaza Mayor fue testigo del nuevo éxito que cosechó sobre un escenario palentino el malagueño Antonio Mellado Escalona Zenet, que regresó con La Guapería, un nuevo disco de versiones de boleros cubanos antiguos, de verdaderos clásicos de esos que cantan pasiones difíciles y desgarrados desamores y que el artista hizo suyos desde el primer momento.
Y de unos temas icónicos a otros, pero en versión acid house, pop y rock, pues el espectáculo que ofreció el dúo Fangoria, formado por Alaska y Nacho Canut, quedará en la memoria de quienes lo disfrutaron en el parque del Salón.
«Querer es poder y por eso estamos aquí. Esto es una afición y, por suerte, un lujo que a veces se te devuelve», destacó Alaska respecto al poder estar en lo alto después de tres décadas.
Fangoria interpretó éxitos de Alaska en sus 30 años de carrera, además de temas de su último disco -Extrapolaciones y dos preguntas- cuya segunda parte saldrá en el mes de noviembre con canciones de otros artistas.
Durante todo el concierto el público se sumó a la entrega de los protagonistas de la noche, que pusieron la guinda con A quién le importa, todo un himno de la libertad y la independencia individual sin prejuicios y que fue todo un emblema de los años 80.