Las dudas sobre el registro horario crecen en las empresas

Laura Burón
-
Las dudas sobre el registro horario crecen en las empresas - Foto: Jesús J. MatÁ­as

Alberto Ambrós, jefe de la Inspección de Trabajo de Palencia, ofreció ayer una charla en la CPOE

La Confederación Palentina de Organizaciones Empresariales (CPOE) organizó ayer una charla informativa sobre el registro de la jornada laboral, puesto que más de un mes después de su entrada en vigor sigue generando dudas entre los empresarios. Por eso, el jefe de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social, José Alberto Ambrós, se dirigió a los cerca de medio centenar de empresarios que se dio cita en el salón de actos de la CPOE.
Ambrós explicó que la regulación del registro de la jornada se legisló por «una vía especial y poco habitual» como el Real Decreto Ley 8/2009 de 8 de marzo, que a supone la adicción de cuestiones vinculadas a esta materia en el Estatuto de los trabajadores y recordó que se ha editado una guía práctica que «resuelve posibles dudas», así como un documento que recoge los criterios de interpretación administrativa para el personal inspector.
El jefe de la Inspección de Trabajo afirmó que esta obligación viene dada por cuestiones como la conciliación de la vida laboral y familiar, la salud laboral y la necesidad de compatibilizar cierta flexibilidad laboral con el control horario. Así mismo, detalló los objetivos de este control laboral, las obligaciones, el contenido, la organización y las consecuencias jurídicas de su incumplimiento. «El registro de la jornada laboral es un deber y el legislador debe dotar de obligaciones a la empresa y al trabajador». 
José Alberto Ambrós también aseguró que la instauración de un sistema de control debe estar precedido de una negociación, que debe estar documentada, con los representantes sindicales, «aunque no se llegue a un acuerdo entre las partes». 
También recordó que no cumplir con la existencia de un registro horario «esta tipificado como una infracción grave  que puede sancionarse con una cuantía mínima de 626 euros y máxima de 6.250 euros», si bien aseguró que en estos primeros meses de implantación de esta normativa, desde la Inspección se apuesta por un requirimiento para la subsanación de aquellos posibles errores, «siempre que se detecte una actitud positiva para el cumplimiento de la norma por parte del empresario», señaló.
muchas preguntas.  Esta jornada tuvo una parte destinada a resolver las dudas de los presentes, que pudieron trasmitir sus preguntas al jefe de la Inspección de Trabajo de Palencia. Así, se alzaron numerosas manos para pedir el turno de palabra para plantear, en muchos casos, la problemática de casos concretos, pero casi todas relacionadas con los tiempos que deben contabilizarse en el registro, los sistemas telemáticos que pueden emplearse, la obligación del trabajador de facilitar la información sobre su jornada laboral, el teletrabajo, los pequeños descansos o los trabajos a tarea.