Unos 2.000 viajeros, afectados por la caída de tensión en una catenaria

Laura Burón / Palencia
-
Unas 1.000 personas se agolparon en la Estación de Trenes de Palencia a la espera de soluciones. - Foto: sara muniosguren

El 'enganchón' se produjo en la línea Madrid-Hendaya, entre Corcos del Valle y Cabezón de Pisuerga (Valladolid). Los pasajeros fueron trasladados a Venta de Baños y Palencia

Unos 2.000 viajeros  se vieron ayer afectados por la interrupción del tráfico ferroviario por una avería en una de las catenarias de la línea Madrid-Hendaya. Fue sobre las 19 horas cuando un enganchón en una de las catenarias en el tramo comprendido entre las localidades vallisoletanas de Corcos del Valle y Cabezón de Pisuerga obligó a paralizar toda la circulación en ambos sentidos debido a la perdida de tensión, según apuntaron desde Renfe, lo que afectó directamente a nueve trenes y causó retrasos a otros siete.
Fue el tren Alvia 4177 que cubría el trayecto entre Madrid e Irún el que sufrió el incidente y dadas las dificultades para la reparación de la avería, desde Renfe decidieron establecer un Plan Alternativo de Transporte con transbordo por carretera entre Valladolid, Palencia y Venta de Baños para los clientes de los servicios de Alta Velocidad-Larga Distancia en dicha línea. Así, se pusieron a disposición de los viajeros varios autobuses para llevarles hasta su destinos.
Fue precisamente en torno a las 20 horas cuanto se paralizaron tres trenes en la estación venteña procedentes de Barcelona, Irún y Madrid, por lo que cerca de unos 500 viajeros se vieron obligados a abandonar sus asientos a la espera de posibles soluciones. Así, los viajeros con parada en Valladolid y Salamanca fueron trasladados hasta sus lugares de destino en tres autobuses habilitados por Renfe. Era en la capital vallisoletana donde Renfe mantenía a la espera otros trenes para continuar viaje hacia Madrid, donde esperaba el Servicio de Cercanías y Autobuses en la estación de Chamartín. Mientras tanto el resto de pasajeros, algunos con destino Madrid y otros con destino Irún y parada en Burgos, tuvieron que esperar hasta la resolución de la avería, hecho que se produjo sobre las 23,45 horas.

en palencia. En la capital palentina se detuvo la circulación de trenes procedentes de Ponferrada y Santander y otro más  procedente de Gijón, todos ellos con fin de trayecto en Madrid. En total se vieron afectados cerca de 800 pasajeros a los que hubo que sumar los viajeros que en torno a las 20,45 también fueron retenidos en Palencia en el tren procedente de León. Además, en la localidad de Monzón de Campos se detuvo la circulación de un quinto tren a la espera de que se solucionara el problema.
Sobre las 22,35 horas, desde el Administrados de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) informaron de que los técnicos habían conseguido solucionar parcialmente el problema y, según señalaron, a las 23,45 se restableció el tráfico en una de las vías, por lo que la normalidad regresó a la circulación de los trenes de Alta Velocidad-Media Distancia. Habrá que esperar a lo largo del día de hoy para que la segunda vía esté completamente operativa, aunque confían en que no haya grandes incidencias en los trayectos y solo se produzcan algunos pequeños retrasos sobre los horarios habituales.
Por su parte, desde Renfe lamentaron las molestias causadas a sus clientes a causa de la incidencia y recordaron que «su compromiso de puntualidad les da derecho a reclamar y recibir las oportunas indemnizaciones por el retraso causado».

 

OTROS 'PARONES'

Esta no es la primera vez que el fallo en una de las catenaria obliga a parar el tráfico ferroviario y se ven afectadas a las estaciones palentinas. Hace poco más de un año, una avería bloqueó dos trenes Alvia que unían la capital de España con Santander y León. La incidencia provocó que 239 viajeros vieran paralizado su recorrido en la estación de Dueñas. En esta ocasión, fue un corte en el hilo de contacto en la localidad eldanense lo que conllevó la caída de tensión en una de las vías, en el tramo entre Dueñas y Corcos del Valle y que supuso un retraso de tres horas. Esa avería afectó de forma indirecta también a los pasajeros de tres trenes de Media Distancia, que fueron reubicados en autobuses para llegar a su destino y a dos TrenHotel. Renfe anunció entonces que abonaría el cien por cien de los billetes a todos aquellos que se vieron afectados por la avería.
La anterior incidencia que afecto a las usuarios palentinos tuvo lugar en agosto de 2012 y afectó a 745 viajeros-. En una misma jornada se registraron dos incidencias. La primera de ellas afectó al tren playero que une Valladolid con la capital cántabra. Fue un fallo en la catenaria lo que conllevó que 148 viajeros quedaran bloqueados entre los apeaderos de Sierrapando y Zurita, en Cantabria. El lugar era de difícil acceso y hubo que recurrir a la ayuda de Bomberos y Protección Civil para evacuar a los pasajeros. Poco después, era un Alvia que unía Madrid y Santander el que quedaba detenido cerca de Los Corrales de Buelna. Los viajeros también tuvieron que ser trasladados en autobús hasta el lugar de destino.

En Venta de Baños salieron autobuses con destino a Salamanca y Valladolid. Óscar Navarro
En Venta de Baños salieron autobuses con destino a Salamanca y Valladolid. - Foto: Óscar Navarro