Unas cenizas a las que se da una segunda vida

DP
-

Tanatorio de Palencia da continuidad al Jardín del recuerdo con un proceso en el que cuenta con la colaboración del escultor Sergio García materializado en el 'Monumento inacabado'

Unas cenizas a las que se da una segunda vida - Foto: Á“scar Navarro

Tanatorio de Palencia presentó ayer el Monumento inacabado, que permite dilatar el servicio que presta a través del Jardín del recuerdo, un espacio que nació en 2006 frente a «una necesidad» que tenía de presta atención a a familias que «no quieren llevar las cenizas a un lugar determinado, tampoco esparcirlas ni quedarse con ellas», explicó Julio R. Rodríguez, que subraya que en este lugar, con «una total dignidad», las familias pueden dejarlas depositadas. El espacio «no se pensó en la demanda que ha llegado a tener y se ha llenado sucesivas veces», señaló Julio R. Rodríguez, que añade que Tanatorio de Palencia detenta el permiso de las familias para poder reciclar las cenizas en cualquier momento.  Así, puesto que piensa que ese  proceso merece ser «dignificado», con la colaboración del escultor Sergio García se ha decido convertir en un «homenaje» esas cenizas. Eso es lo que representa este monumento, «inacabado porque nace con las que hay, pero que va a poder  crecer en un futuro en función de la demanda que tenga. Surge como algo vivo, que se puede mover, cambiar de espacio y de tamaño. Es decir, va a permitir ampliar el servicio que presta con el Jardín del recuerdo de una manera visible, dar una segunda vida a esas cenizas», afirma Julio R. Rodríguez.
Por su parte, el escultor Sergio García aclara que se trata de una escultura que aúna a todas las culturas religiones, y es que en «muchas de estas recurren al tema de las manos. En este caso simbolizan una divinidad que da la bienvenida a los seres queridos». Explica que el monumento se compone de formas orgánicas (manos) inspiradas en Miguel Ángel y geométricas (bloques) imbuidas del minimalismo de Robert Morris que «funcionan al unísono». Con esta obra, incide Sergio García, «he aprendido mucho». 



Las más vistas