«Algunas tecnologías van a ser determinantes en el futuro»

Carlos Cuesta (SPC)
-

Vinculado a la banca, Adolfo Ramírez se ha convertido en un referente de emprendedores que ven el futuro de sus compañías en la transformación y la adaptación digital

«Algunas tecnologías van a ser determinantes en el futuro»

El director general adjunto del Banco Santander, Adolfo Ramírez, es un profesional con una sólida carrera en el sector financiero y con una amplia experiencia en la ejecución de programas de transformación digital, tanto en el ámbito comercial como en el tecnológico. En su última obra, Digitalízate o desaparece (Editorial Gestión 2000), profundiza en cómo abordar esta cuestión para asegurar el éxito. 

 

A priori, con solo leer el título de su libro, Digitalízate o desaparece, uno tiene la impresión de que únicamente las personas que están a la vanguardia tecnológica son los que triunfarán, cuando la realidad nos ha demostrado lo contrario con personas muy conocidas, sin estudios ni una formación especial. ¿Cree usted que quienes tengan una huella digital son los que van a marcar el liderazgo futuro?
Todo es importante, pero lo que creo que sí es determinante para triunfar en el siglo XXI, y lo ha sido en cualquier otra época, es la actitud positiva y proactiva hacia los cambios y la inquietud por el aprendizaje y el crecimiento continuo. 
 
Asegura que «entender la nueva realidad y el cambio de comportamiento de los clientes es el primer paso hacia el futuro», pero ¿cómo se imagina usted el mundo empresarial en la próxima década?
Lo que estamos descubriendo es que algunas tecnologías van a ser determinantes en el futuro. En primer lugar, los datos, la captación masiva de información para optimizar la eficiencia de las operaciones o sorprender a los clientes es un camino que ya han iniciado las compañías y que se incrementará exponencialmente en el futuro.
Por lo tanto, me imagino un mundo empresarial digitalizado, con un gran conocimiento de los clientes, con ofertas y relaciones personalizadas, compañías en las que su propósito no sea exclusivamente ganar dinero sino también avanzar en objetivos de desarrollo sostenible. Creo que las sociedades que no se desarrollen en esa línea, sencillamente, desaparecerán.
 
Usted que viene de la banca y que ha vivido la reconversión de un sector con un recorte de miles de puestos de trabajo, que le parece que, por ejemplo, la Administración pública crezca cada vez más en número de funcionarios a pesar de existir una tecnología que podría facilitar su labor. Considera normal esta realidad o piensa que, como a la banca, la digitalización reducirá el número de empleados? 
La pregunta es, ¿tiene sentido que las personas sigan realizando tareas que pueden realizar las máquinas de manera exponencialmente más eficiente y eficaz? ¿No es más inteligente preparar a esos operarios para el desarrollo de actividades en el presente y futuro de más valor? 

 

Como experto en tecnología digital, ¿qué cree que falta en España para que, cómo ocurre en EEUU, existan emprendedores que creen startup´s basadas en la innovación? 
Como he escuchado en más de una ocasión a María Benjumea, fundadora de Spain Startup, suscribo al 100% que la gran diferencia que tenemos con Silicon Valley son los medios y la convicción. Allí, cuentan con una apuesta incondicional por el ecosistema emprendedor.
 
¿Hasta qué punto los empresarios tienen actitud y la mente abierta para modernizar sus compañías? 
En mi experiencia me he encontrado con empresarios de ambos tipos, unos aprovechan las oportunidades digitales para simplificar y agilizar sus procesos, ampliar su mercado e internacionalizarse, mejorar la información de sus clientes y su seguridad y, otros, con una actitud que nos recuerda a los avestruces, esconden la cabeza ante los cambios e inevitablemente terminan desapareciendo.
 
Se habla constantemente de transformación, innovación y otros conceptos que son como muy teóricos para la mayoría de las personas. ¿Cómo se pueden implantar estos valores en las empresas españolas cuando la mayoría son muy pequeñas, con un 85% que tiene solo uno o dos empleados?
Una de las características mas relevantes de esta nueva era es la democratización de la tecnología. Las nuevas aplicaciones que consiguen el desarrollo y el progreso de los negocios son muy accesibles. Así, por ejemplo, utilizando la nube se pueden lanzar proyectos sin grandes inversiones y desarrollar negocios que hasta hace muy poco resultaban imposibles de ejecutar.
 
¿Cómo y dónde se forman los nuevos líderes que dominan el entorno digital? ¿Está preparada la universidad española para lo que está por venir en los próximos años?
La educación o la formación en todos los ámbitos son la gran asignatura pendiente. En general, el sistema educativo tiene que transformarse, yo diría que con urgencia, y preparar a los jóvenes en las nuevas capacidades que necesitarán durante su vida laboral. Como dice Enrique Dans en su libro Viviendo el futuro «mientras la sociedad avanza en innumerables aspectos, la enseñanza se mantiene prácticamente anclada en el pasado».
 
Está bien hablar y poner como ejemplo Facebook, Amazon, Apple, Uber... pero, en España, una buena parte de los industriales ni siquiera tiene página web o un departamento de comunicación. ¿Por dónde empezaría usted para que una empresa se digitalice y que estrategias debe seguir?
Es imprescindible entender la nueva realidad y como la disrupción digital está impactando en cada sector, en la competencia, en los clientes, en el negocio. A continuación hay que realizar una revisión de la estrategia con tres sencillas preguntas: ¿dónde quiero estar en tres años?, ¿dónde estoy? y ¿cómo voy? Como decía Séneca «ningún viento es favorable para el barco que no sabe cual es su puerto de destino».
 
¿Por qué sectores apostaría usted?
Salud, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial, lograremos acabar con muchas de las enfermedades que ahora sufrimos. Transporte y movilidad en las ciudades, con vehículos autónomos y el desarrollo de las ciudades inteligentes. Finanzas, desarrollando modelos como la banca invisible. Educación preparando a los jóvenes para las verdaderas necesidades de un futuro inmediato e Industria 4.0.

 

¿Qué consejos daría a los jóvenes?
Me alineo con Confucio: «Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ningún día de tu vida».