El Comité Antisida urge acabar con la serofobia

E.M.
-

La plaza Mayor acogió una concentración en la que se recordó la importancia del tratamiento del VIH, para lo que se debe detectar lo antes posible la infección

El Comité Antisida urge acabar con la serofobia - Foto: Sara Muniosguren

El VIH no mata, pero acarrea muchos prejuicios. Los prejuicios que se instauraron en los primeros años de la epidemia siguen presentes en nuestra sociedad y la discriminación y la ignorancia persisten, lo que hace que muchas personas con VIH sigan viviendo su realidad desde la soledad y la ocultación.
Así se destacó ayer en la plaza Mayor durante la lectura del manifiesto con motivo del Día mundial de acción frente al VIH y al Sida, con el que se quiso dejar claro que «la discriminación es una realidad concreta que sigue afectando a día de hoy a las vidas de ciudadanos de este país, que limita el ejercicio de sus derechos y el acceso a servicios y prestaciones».
Desde el Comité Antisida de Palencia se argumentó que «las consecuencias de este estigma dan lugar, por un lado, a la falta de interés en saber si se tiene el virus en personas que desconocen su estado serológico y, por otro, al aislamiento social, soledad, baja autoestima, crisis de identidad o depresión en aquellas personas diagnosticadas con el VIH». Por ello se invitó a los presentes a ser «testigos  del  final  de  esta  epidemia», para lo que se necesita «acabar con la serofobia: el prejuicio, miedo y rechazo hacia las personas seropositivas». 
Durante la lectura del manifiesto se recordó que, a pesar de que el VIH sigue siendo un virus que no tiene cura, «hoy en día el tratamiento permite a las personas con VIH tener una esperanza de vida igual a las personas no infectadas sin llegar nunca a desarrollar SIDA y, además, mantiene al virus indetectable, por lo que no se puede transmitir». El colectivo destacó la importancia de detecta