scorecardresearch

Arde de nuevo el tejado del monasterio de Alconada

Alberto Abascal
-

El 5 de agosto la techumbre del edificio religioso sufrió graves desperfectos por un incendio, que se ha vuelto a declarar dos meses y una semana después en la parte del tejado que justo acababan de arreglar

Imagen del incendio declarado ayer por segunda vez en el monasterio de la Virgen de Alconada en Ampudia.

Por segunda vez en el espacio de dos meses, las llamas se han vuelto apoderar del Monasterio de la Virgen de Alconada en Ampudia. El fuego se ha propagado por el techo en un siniestro que se ha declarado sobre las 20,30 horas, según informaron a Diario Palentino fuentes municipales. Según las primeras informaciones, el sinistro se ha focalizado en la parte del tejado que justo acababa de repararse por los operarios que han trabajado durante este tiempo para superar los desperfectos originados en el primer siniestro declarado el pasado 5 de agosto. De hecho, las mismas fuentes indicaron que hasta hace 15 dias incluso se había estado retirando del monasterio vigas con rescoldos. 

Cabe recordar que el primer incendio en el monasterio de la Virgen de Alconada de Ampudia se declaró sobre las 21 horas del pasado 5 de agosto. La rápida actuación de los bomberos voluntarios de la localidad terracampina, apoyados por los de los parques de Venta de Baños y Paredes, fue decisiva para sofocar cuanto antes el fuego al igual que la estructura de la cúpula bajo la cubierta, que resistió y evitó así daños en el interior de la iglesia que alberga un valioso patrimonio histórico artístico. En aquella ocasión el alcalde de Ampudia, José Luis Gil, pasó también, junto a los vecinos, momentos de incertidumbre. «El pueblo lo ha vivido con inquietud porque las llamas eran espectaculares y nos poníamos en lo peor. El mal ha sido menor y el patrimonio del templo se ha podido salvar al completo. La devoción en más de 40 pueblos de Tierra de Campos por la Virgen de Alconada es muy grande, han estado muy pendientes y al final se han sentido aliviados», aseveró en su momento el regidor. Los daños en la cubierta que se reparaba en el monasterio  desde hacía medio año fueron importantes y la rápida actuación de los bomberos evitó entonces el hundimiento de las bóvedas por el peso del agua utilizado para sofocar las llamas.