Ruta en Fuente Cobre con el oso pisando los talones

Rubén Abad
-

Siete excursionistas de Alar se topan con un ejemplar en Santa María de Redondo. Alejarse del animal sin asustarle, no correr y mantener la calma, algunos de los consejos en esta situación

Ruta en Fuente Cobre con el oso pisando los talones

El 24 de abril de 2021 es una fecha que Yolanda Delgado y los seis excursionistas que la acompañaban en una ruta por las inmediaciones de Fuente Cobre no olvidará fácilmente. La mujer, natural de Alar del Rey, disfrutaba de los excelentes paisajes que ofrece SantaMaría de Redondo (Ayuntamiento de La Pernía), en pleno Parque Natural Montaña Paletina, cuando, de pronto, un oso (por el tamaño cree que se trata de una hembra) se topó en su camino. 


Según su versión, el animal, del que se percataron por el ruido que producía, estaba agazapado detrás de unos setos. «Cuando nos acercamos, alertados por el ruido, el animal se puso de pie y nos asustamos mucho. En ningún momento nos atacó, pero el susto fue tremendo», comenta a Diario Palentino.


El instinto les hizo echar a correr y volver sobre sus pasos, hasta llegar a un claro cercano a la cueva en el que se sentían algo más seguros. Alo lejos, veían cómo el oso se acercaba, nunca con intención de atacar, pero sí siguiendo el mismo sendero que ellos. Los nervios iban a más, pero consiguió llegar a una zona con la suficiente cobertura para llamar al 112, y es que, según comenta, «el servicio allí no funcionaba sin señal».


Tras contactar con el Servicio de Emergencias de la Junta, donde recibieron un trato exquisito, según Delgado, la sala de operaciones les derivó a la Guardia Civil, a la que  pidió ayuda y consejo de cómo actuar, aunque «sin éxito».
Eran casi las ocho de la tarde (el aviso al 112 se produjo a las 19,50 horas) y el mayor miedo, al margen del animal, era que la noche se echara encima. No había opción de volver por el mismo camino, porque existía la posibilidad de volverse a encontrar con el oso, por lo que eligieron otra senda.


Tras unos 24 kilómetros de caminata y a unos dos del aparcamiento, fueron recogidos por agentes del Servicio Especial de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Benemérita. A este respecto, Delgado asegura que «nunca» pidió un helicóptero para ser rescatados porque el grupo se encontrara cansado, sino que llamaron «para saber cómo teníamos que actuar». «Me parece vergonzoso que digan que llamé pidiendo un rescate», afirma.

 

¿CÓMO ACTUAR?

Según indica la Fundación Oso Pardo (FOP), los osos que habitan el norte de la provincia, en general, no son agresivos. Sin embargo, lanza una serie de consejos sobre qué hacer al encontrarse con el rey de la Montaña. Si se está a corta distancia, lo más conveniente es retirarse despacio; aléjese sin brusquedad y sin bloquear las vías de huída; no corra y no se interponga entra una osa y sus crías. Si este avanza hacia su dirección, hágase notar sin gestos agrevisos y hable sin vocear. En el caso excepcional de que ataque, debe tumbarse boca abajo o en posición fetal, protegiendo la cara y la cabeza y permaneciendo inmóvil.


Si el encuentro se produce a larga distancia, disfrute de la observación sin acercarse y, durante una acción de caza, no dispare al aire ni le asuste. En la carretera, use las luces de emergencia y pare o reducza la velocidad para que el oso abandone la vía, y nunca le persiga.


Si el encuentro se produce a larga distancia, disfrute de la observación sin acercarse y, durante una acción de caza, no dispare al aire ni le asuste. En la carretera, use las luces de emergencia y pare o reducza la velocidad para que el oso abandone la vía, y nunca le persiga.