Casado acusa al PSOE de permisividad con los separatistas

AGENCIAS
-

El líder del PP acusa, en un acto electoral junto a Ayuso, a Sánchez y Batet de permitir que el independentismo entre en el Congreso como el Caballo de Troya

Casado acusa al PSOE de permisividad con los separatistas - Foto: PAOLO AGUILAR

El líder del PP, Pablo Casado, denunció ayer que el PSOE y el PSC permitieron por la mañana en la constitución del Congreso que «el independentismo» entrase como un «caballo de Troya» en la sede de la soberanía nacional, al tiempo que llamó a contrarrestar al socialismo el 26-M. «Les ha permitido injuriar a la Corona, humillar la Constitución española, pisotear la democracia», añadió.
Así se pronunció en un mitin en el que arropó a la candidata popular a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y tras hacer un tour por Madrid, por Alcorcón, Boadilla del Monte y Móstoles, en el mismo día en el que se configuró la Cámara Baja con la irrupción de Vox y los presos del procés. 
Además, recriminó a la nueva presidenta del Congreso, Meritxell Batet, su «pasividad» con los presos independentistas tras el «escarnio» que, a su juicio, vivieron en la Cámara Baja, y lo achacó a que pertenece al PSC, «otro partido nacionalista». También preguntó al jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, de qué no se tiene que preocupar el líder de ERC, Oriol Junqueras. 
El político palentino sostuvo que el barcelonés, preso preventivo por el «golpe» del 1 de octubre de 2017, se acercó al madrileño en el Congreso de los Diputados para decirle que tenían que hablar. «Y Pedro Sánchez le ha contestado: No te preocupes. ¿Oiga señor Sánchez de qué no se tiene que preocupar el señor Junqueras? ¿De los indultos?». «¿Qué es esto del diálogo con los independentistas que quieren romper la unidad nacional?», se preguntó. 
Mientras, Ayuso afeó a Ciudadanos y Vox que quieran «imitar y destrozar» a su partido, para luego reivindicar que solo ellos quieren «combatir a las izquierdas». 
«Quieren ser el PP y ni lo son, ni lo serán», sostuvo la dirigente popular, que  reconoció que el PP en estas elecciones lo tiene «muy complicado», pero se mostró segura de que lo van «a conseguir». 
Con cierto tono despectivo, la antigua periodista se refirió a la formación de Abascal, como «unos», añadiendo que no van a entrar «en la Asamblea de Madrid».