La Junta solicitará a la CHD una mayor limpieza de los ríos

A. Benito-ICAL
-

La institución regional trasladará al organismo de cuenca el malestar manifestado por los vecinos de la provincia. Agricultores y ganaderos exigen a la Confederación que que "arbitre" para "compensar" a los afectados por las riadas en Palencia

La Junta solicitará a la CHD una mayor limpieza de los ríos

Tras las inundaciones de los últimos días y debido a las quejas manifestadas por los vecinos de la provincia con respecto a la situación en la que se encuentran los cauces de los ríos, el delegado territorial de la Junta anunció hoy la intención de la institución regional de reunirse próximamente con la CHD a fin de solicitarle medidas para evitar este tipo de problemas.


«Hay un conflicto que manifiestan todos los alcaldes y es que Confederación no les da permiso para limpiar los cauces o que cuando les autorizan se ha pasado el verano y es imposible realizar las labores. Por eso creo que debemos reunirnos con la CHD y, de hecho, lo haremos en breve. Hay que mantener los ríoss limpios», expresó al respecto José Antonio Rubio Mielgo.


El delegado también aseguró haber tenido un «contacto directo» a lo largo de los últimos días con el organismo de cuenca, «sobre todo para el control de las presas» dada la delicada situación que se generó a consecuencia de las intensas lluvias y que podría haber ido a peor con la apertura de compuertas. No obstante, Rubio Mielgo también recordó que, en este caso, la mayor parte de los problemas se han producido «pantanos hacia arriba», por lo que la situación ha sido especialmente complicada. 

La Junta solicitará a la CHD una mayor limpieza de los ríosLa Junta solicitará a la CHD una mayor limpieza de los ríos


Finalmente, el representante de la administración regional indicó que «en lo que se está trabajando actualmente es en evaluar los daños provocados por las avenidas» y se alegró de no haber tenido que lamentar ningún mal mayor. 


ARBITRAJE. Por su parte, la Asociacion de Jóvenes Agricultores (Asaja) ha solicitado a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) que «arbitre las medidas oportunas para compensar económicamente a los agricultores y ganaderos afectados por las riadas en la provincia de Palencia». Además, ha pedido al organismo «por enésima vez» que proceda a limpiar los cauces de ríos y arroyos para evitar los desbordamientos y encharcamientos en fincas y explotaciones.


Desde la organización señalan que «estas situaciones se podrían haber mitigado si el organismo de cuenca llevara a cabo regularmente este tipo de actuaciones» y reivindican la regulación de los cauces «para que se permita almacenar el agua y disponer de ella en épocas de escasez en una provincia con déficit histórico de capacidad de agua embalsada".

 

Los recientes destrozos y desbordamientos chocan con las "continuas quejas de agricultores y ganaderos que sufren daños cuando hay alguna crecida". Por ello, la OPA denunció en septiembre "el estado de abandono en que se encuentran gran parte de los cauces de la provincia, llenos de maleza y vegetación, lo que impide el flujo normal del agua, así como su capacidad de desagüe".

 

Unos avisos continuados que también recibe Confederación Hidrográfica del Duero, “pero no hace nada para solucionarlo, y lo que es peor, cobran a los agricultores por limpiar lo que debería  hacer la CHD". “El despotismo define la línea de actuación de este organismo dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, el más exigente con los administrados”, puntaulizan.

 

DAÑOS Y DESTROZOS. Las crecidas de los cauces, tras los temporales que ha sufrido la provincia en los últimos días, han provocado daños cuantiosos en tierras de labor cercanas a los ríos, al anegar zonas sembradas de cereal y otros cultivos a punto de recolectarse como remolacha. Sin olvidar pérdidas económicas por daños en infraestructuras de riego o maquinaria agrícola. 

 

Igualmente, las riadas han producido daños y situaciones dramáticas en algunos puntos negros de la provincia. Es el caso de Nestar, donde un ganadero no sólo ha sufrido daños materiales y destrozos en la nave, la sala de ordeño y las infraestructuras de su explotación y su vivienda, sino que el desbordamiento del río Rubagón ha llegado a provocar la muerte de un ternero y dos perros, y situaciones de angustia y miedo por ver en peligro su vida y la de sus vacas.