Controlar la euforia

Alberto Moreno
-

Jordi Grimau reconoce que pasó un mal momento en el verano por su situación en el equipo y asegura que este equipo es mejor que el del pasado año, en el que también se vivió un gran momento

Controlar la euforia - Foto: Á“scar Navarro

Si Jordi Grimau tiene una cualidad es la sinceridad . Claridad en sus respuestas.
Tras siete triunfos consecutivos, es de imaginar que el ánimo esté muy alto
Estamos contentos, satisfechos con el trabajo desarrollado hasta el momento, pero intentando no dejarnos invadir por ningún tipo de euforia, mantener los pies en el suelo y ser conscientes de que el año pasado estuvimos en una situación muy parecida y es bueno utilizar esa experiencia. Que en el deporte las cosas van muy bien hasta que de repente dejan de funcionar. Sería muy inteligente por nuestra parte controlar esa euforia.
¿Ve al equipo diferente al del pasado año en ese sentido?
Sí, hay más sensación de compromiso con el colectivo, creo que somos mejor equipo porque hay mejores jugadores y más cantidad de jugadores. El grupo es más fuerte, independientemente de que ganemos o perdamos. Mi sensación es que el colectivo es mejor que el pasado año.
Además, más versátil, ¿no?
Se habla de la cantidad de jugadores que somos, de la polivalencia de muchos. Es algo que estamos en ello y que debemos convertirlo en virtud. El hecho de tener una rotación muy alta, sin tantos minutos extensos para nadie tiene unas virtudes muy claras, aunque también algunos puntos débiles y estamos en esa línea de intentar que todo lo que es la estructura del equipo sea en beneficio. 
Pasó un verano complicado, pero parece que se ha revertido la situación
Fue un verano, por qué no reconocerlo, difícil a nivel individual. Se dieron unas circunstancias de inicio en la estructura de la plantilla en la que en principio mi presencia no estaba contemplada y al final, todo se solucionó con un buen entendimiento. Pero es verdad que, a pesar de este de acuerdo en yo estar en la plantilla, seguramente no se confeccionó pensando en que yo iba a ser una pieza tan importante como en los últimos años. 
Me quedaba callar, trabajar e intentar hacerme un hueco, con una rotación muy amplia, con muy buenos fichajes, con muy buenos jugadores y en eso estoy. Estoy contento con el trabajo que estoy haciendo, con haber superado y estar superando una situación que a priori era difícil para mí y orgulloso y feliz porque me siento querido y respetado por todos y que  estoy ayudando al equipo en la mayoría de los partidos.