Primeros encuentros entre Cs, PP y PSOE

Carlos H. Sanz
-
Primeros encuentros entre Cs, PP y PSOE - Foto: Á“scar Navarro

La cordialidad marca la toma de contacto entre los candidatos mientras Madrid y Valladolid definen las reglas

Será la próxima semana cuando el Partido Popular, Partido Socialista y Ciudadanos avancen en las negociaciones que determinarán el color del Ayuntamiento a partir del próximo 15 de junio. Las tres formaciones están a la espera de que sus respectivas direcciones nacionales y regionales establezcan las líneas rojas entre las que se puede mover el acuerdo.
Eso no significa que no se haya producido ningún encuentro. Todo lo contrario, tanto el Partido Popular como el PSOE ya se han reunido con Ciudadanos para sondear qué hay que ofrecer para ganarse el voto de sus tres ediles. Es cierto que han sido encuentros relajados, al calor y sabor de un café, y en los que ha primado la cordialidad y las buenas palabras.
Una suerte de presentación de credenciales en las que el partido liberal ha dejado claro tanto al ganador de las elecciones, el PSOE, como al derrotado, el PP, que los dos parten de la misma casilla de salida en un tablero aún por definir. Fuentes de la negociación explican que la situación es la misma para las tres formaciones. «Estamos esperando instrucciones desde Madrid y Valladolid, pero los comités de negociación están en contacto directo con los candidatos», coinciden en señalar.
En esta situación de tensa calma, otro de los mensajes comunes es que se están estudiando a fondo los programa electorales. Concretar las propuestas programáticas en común no será la clave que vuelque el apoyo de Ciudadanos a uno y otro bando, pero sí es un detalle importante a la hora de explicar el pacto a los votantes.
«Se trata de ir adelantando el trabajo, de ver cuántas cosas nos son comunes y en qué propuestas coincidimos, que son muchas tanto con el PSOE como con el PP», aseveran desde Ciudadanos. Y mientras con un ojo analizan propuestas, con el otro están atentos a las pistas que los dirigentes nacionales van dejando en los medios de comunicación.
Pendientes. Tampoco estas intervenciones aclaran el tablero de juegos mucho pero sí van dejando alguna pista. Por ejemplo, Ciudadanos ya ha dejado claro que «no tiene en su mente ni en su horizonte acuerdos tripartitos» y, por lo tanto, no se va a sentar a negociar con Vox. En todo caso, aceptarían un gobierno municipal de coalición con el PP, y que sea este quien convenza a Vox.
Ayer, el vicesecretario general de Organización del PP, Javier Maroto, aseguraba que si hay acuerdos con Ciudadanos para gobernar, será en Ejecutivos del PP y Cs, es decir, no incluirían a Vox, lo que descarta cualquier opción de ser alcalde para Alfonso Polanco, a no ser que la formación de Santiago Abascal opte por apoyar un gobierno de derechas a cambio de nada.
«En estos primeros días siempre hay mucho de postureo», reconoce otra fuente de la negociación, que pide cautela en estos días previos a que los partidos se vean las caras en la mesa de negociación. Mientras tanto, Vox espera para entrar en la partida, consciente de que su turno llegará cuando PPy Ciudadanos definan su estrategia. Será entonces cuando Sonia Lalanda, concejala electa, muestre sus exigencias para determinar su voto. 
Todo este escenario hace que desde los partidos inmersos en esta prenegociación coincidan en señalar que, a día de hoy, no hay favoritos para la Alcaldía capitalina. También en que pese a los condicionamientos que llegan desde el exterior, confían en que se tengan en cuenta sus opiniones a la hora de definir los acuerdos.