Las despedidas marcan el pleno que cierra el mandato

Carlos H. Sanz
-

Para seis ediles del Partido Popular, cuatro de Ganemos, dos del PSOE y uno de Ciudadanos la de ayer fue la última sesión ordinaria en el Ayuntamiento

Las despedidas marcan el pleno que cierra el mandato - Foto: Á“scar Navarro

El último pleno ordinario del mandato fue también uno de los más cortos. Poco más de 30 minutos para tramitar varias modificaciones de créditos y para aprobar por unanimidad la moción presentada por Ganemos que procurará la firma de un convenio con la junta provincial de odóntologos y estomatólogos de Palencia para que aquellas personas que no puedan acceder al dentista por problemas económicos sean derivados desde los servicios sociales municipales y obtengan ayudas -la dotación es de 50.000 euros- para sufragar el tratamiento de caries, endodoncias, prótesis removibles, férulas de descarga, curetajes e higienes dentales.
Fue también un pleno de despedidas, porque aunque los ediles se volverán a reunir tres días antes del 15 de junio para firmar sus actas de salida, el de ayer fue el último en el que trabajaron por la ciudad. Algunos -lo decidirán los ciudadanos- regresarán en el nuevo mandato, pero para 13 de ellos ayer se cerró una etapa.
partido socialista. Las dos ediles del PSOE que no estarán en el salón de plenos a partir del 15 de junio son Sara Rafael y Belén Carrión. Para la primera, «estos cuatro años han sido intensos y de mucho compromiso para la ciudad». «Espero que haya calado en la ciudadanía  porque Miriam Andrés merece una oportunidad para trabajar como alcaldesa», explica.
 «He aprendido que las propuestas salen adelante si se plantean desde la buena manera, haciendo un trabajo de oposición constructiva e independientemente de la base ideológica de cada uno, porque a todos nos une el interés por nuestra ciudad», asegura la edil. «Realmente, es satisfactorio», comenta la concejal socialista, que reconoce que muchos días «faltan las horas» porque «es un trabajo de mucha comunicación, mucho tiempo y hay que tener unas dosis de empatía y paciencia considerables, y sobre todo ilusión».
«Lo mejor, la familia que me llevo de mis compañeros de partido y el haber conocido a todas las personas que de manera directa e indirecta están implicadas en la ciudad. Y lo peor  el perder un compañero [David Vázquez] de aquella manera tan trágica, el susto que nos dio Jesús Merino y ¡la caída del techo de madera! Todo tiene su final, y llevo 12 años dedicando mi tiempo libre a la vida de las personas. Creo que toca dedicármelo a mí, a mi familia, a mi pequeño y a mis bichos», finaliza.
«Para mí ha sido un gran orgullo poder representar en el Ayuntamiento a las miles de personas que hace cuatro años depositaron su confianza en las siglas socialistas», comenta Belén Carrión, que reconoce que, aunque solo han pasado diez meses desde su toma de posesión como concejala, «ha sido, sin duda, tiempo suficiente para comprobar de primera mano la importancia de la actividad municipal como la forma más cercana de hacer política». Carrión también tiene palabras de cariño para sus compañeros de la corporación. «Desde diferentes puntos de vista, hemos podido trabajar por engrandecer esta ciudad», añade.
ganemos. Ninguno de los concejales de Ganemos regresará al salón de plenos el próximo mandato. Juan Gascón, su portavoz, cierra una etapa, pero asegura que está «orgulloso de haber sido concejal y portavoz durante estos ocho años, cuatro con IU y cuatro con Ganemos». En su haber como concejal, Gascón se queda con el impulso a los procesos de participación ciudadana -presupuestos participativos, cambio de nombres de calles, consulta a las asociaciones de vecinos de qué obras son más relevantes...- y en su debe, «que ha faltado implantarlos y generalizarlos en la ciudad».
Su compañera de bancada, Patricia Rodríguez se queda con «haber podido acercar el Ayuntamiento a la gente de a pie» y con pequeños gestos que han cambiado el Consistorio, como el ahorro de papel -rechazaron que sus notificaciones fueran en sobre- o la eliminación de las botellas de plástico.
Reconoce que se marcha con la espina clavada de «no haber podido revertir las privatizaciones de servicios», pero también con la satisfacción de haber logrado la «ampliación de las ayudas y medidas para los colectivos desfavorecidos» o de haber luchado por que las antenas de telefonía se consideren una instalación industrial o la eliminación de las tuberías de amianto en las Casas de Abella.
Por su parte, Carmen González asegura que está «contenta del apoyo que han dado a colectivos y movimientos sociales de Palencia, tanto económicamente como humanamente, es un motivo de satisfacción, así como el hecho de servir de transmisión de inquietudes sociales».
Dice que se marcha con la satisfacción de haber trabajado por «la concienciación sobre temas medioambientales, de justicia social y de participación a través de bicicletadas, acciones de calle, conferencias, debates, documentales...etc.». «Lo malo es que siempre nos ha faltado tiempo para hacer más cosas y mejor», reconoce.
Además de poner en valor la relación con sus compañeros de bancada, pone sobre aviso a los próximos ediles:el trabajo dentro del Ayuntamiento es arduo y a veces frustrante. Ayer, en el pleno, propuso que los nuevos munícipes pudiesen participar en una jornada formativa que les preparase para su labor. «Lo que es cierto es que he aprendido muchas cosas en estos años de servicio a la ciudadanía. Pienso que cada ciudadano debería pasar por esta experiencia», concluye.
Para Francisco Fernández, «la experiencia ha sido enriquecedora», aunque reconoce que estos cuatro años siempre ha tenido la sensación «de vivir con un pie en la ilusión, la pasión y la necesidad de mejorar la vida de nuestra ciudad, y otro en  la frustración, la impotencia y algunas veces la decepción por la lentitud de los procesos, por las iniciativas perdidas, o por la realidad procedimental». 
El edil de Ganemos explica que ha echado de menos «una apuesta  por un trabajo de diálogo y coordinado» de todos los partidos frente al «conformismo perpetuo», pero pese a todo, asegura que se queda «con la implicación personal, con el placer de la charla en la calle con los vecinos, con la agitación de las comisiones, el impulso del cambio de tuberías de amianto de las casa de Abella o con la salida de la policía de la antigua cárcel». 
«Me voy con la espina clavada de no haber logrado que esta antigua cárcel se convierta en el centro cultural que necesita la ciudad, y con el dolor por el fallecimiento del concejal David Vázquez , que marcó un antes y un después en la legislatura. «Me voy satisfecho del trabajo intentado y esperanzado en que algunas de esas semillas plantadas den un fruto rico para Palencia en el futuro», finaliza.
ciudadanos. Quien tampoco pisará el salón de plenos el próximo mandato será el portavoz de Ciudadanos, Juan Pablo Izquierdo, que describe estos últimos cuatro años en el Ayuntamiento como los del «crecimiento» y dice que es necesario «adentrarse en la política para poder sentirla, disfrutarla y hacer ese esfuerzo para todo aquel que te rodea y que representas». El portavoz de Cs destaca que se lleva «grandes relaciones personales y muchos objetivos conseguidos para mejorar la ciudad y la vida de los palentinos».
Entre los aspectos positivos, Izquierdo destaca su voluntad de «hacer una política pensando en el ciudadano y no en el partido», y a la cabeza de los aspectos negativos, coloca «la pérdida de David Vázquez». «Fue un golpe muy duro y en estos días de ajetreo político le tengo en mis pensamientos. A pesar de ser un adversario político, era una persona con la que podías hablar de cualquier tema profesional o personal», sostiene.
A los nombres de Sara Rafael, Belén Carrión, Juan Gascón, Patricia Rodríguez, Carmen García, Francisco Fernández y Juan Pablo Izquierdo se unen también los de los concejales del PP Luis Ángel Pérez Sotelo, Paloma Rivero Ortega, María Álvarez, Sergio Lozano, Carmen Fernández y Ana Rosa García, que han rehusado dar su opinión sobre su etapa como concejales porque el equipo de Gobierno hará un balance pasadas las elecciones. A todos, gracias.