Un tenaz presidente que busca la reválida

SPC
-

Sánchez confía en superar los 123 escaños actuales gracias a gestión de los disturbios en Cataluña y la exhumación de Franco

Un tenaz presidente que busca la revalida - Foto: Villar López

Nunca antes un presidente del Gobierno había logrado permanecer tanto tiempo en el cargo, casi año y medio, sin respaldos, en minoría y en gran parte en funciones.
Pedro Sánchez llegó a La Moncloa gracias a una moción de censura contra Mariano Rajoy el 1 de junio de 2018 que recibió la bendición de Podemos y los partidos nacionalistas e independentistas. Sin embargo, su débil Ejecutivo, respaldado solo por los 85 diputados socialistas, no pudo aguantar en el poder. Así, tras no conseguir los votos necesarios para sacar adelante los Presupuestos de 2019 convocó elecciones para el pasado 28 de abril. Las urnas respaldaron el trabajo del madrileño, subiendo de 85 escaños que tenía en 2016 a 123. Una cifra que, sin embargo, se quedó lejos de los 176 de la mayoría absoluta. Para superar la investidura, el líder socialista necesitaba el apoyo de otras fuerzas que, pese a las negociaciones, no consiguió. Esta situación de bloqueo obligó de nuevo a disolver las Cortes para que los españoles acudan a las urnas el próximo 10 de noviembre. Nuevo intento de Sánchez para seguir en La Moncloa.
Durante todo este tiempo en el poder, el socialista ha lidiado como ha podido con la crisis catalana, pero sin querer aplicar la ley de Seguridad Nacional o el artículo 155 de la Constitución en la región, a pesar de las reclamaciones de PP, Ciudadanos y Vox para controlar una situación que acabó derivando en violencia. La sentencia del procés fue el detonante para que los radicales sembrasen el caos en las calles de Barcelona ante un Ejecutivo en funciones que se limitó a pedir tranquilidad y diálogo.
Prácticamente solapada en el tiempo con los disturbios en Cataluña se produjo la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, la primera promesa de Sánchez cuando llegó a La Moncloa y que desde Ferraz consideran la jugada  perfecta de cara para lograr más apoyos en las urnas. 
orígenes progresistas. Madrileño del barrio de Tetuán y nacido un 29 de febrero, se licenció en Económicas por la Complutense, después de estudiar en el instituto Ramiro de Maeztu, de donde le viene la pasión por el baloncesto y por el Estudiantes, en cuya cantera jugó hasta los 21 años. 
Desde joven le inculcaron en casa el interés por la política. Su padre, Pedro, militante del PSOE, fue gerente del Instituto Nacional de Artes Escénicas durante el Gobierno de Felipe González. Su madre, Magdalena, funcionaria de la Seguridad Social, le contagió su admiración por el primer presidente del Gobierno socialista. En 1993 dio el paso de afiliarse al PSOE. 
Tras pasar por la Ejecutiva Federal y el Ayuntamiento de Madrid se integró en el equipo de Rubalcaba en la campaña electoral de 2011. En 2014, con 42 años, Sánchez dio el paso definitivo y se presentó a unas primarias que ganó ante Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias. 
Desde entonces la carrera política del madrileño ha sido una montaña rusa de caída y ascenso tanto dentro de su partido como en las urnas. El próximo 10-N, Sánchez  se enfrentará a un electorado hastiado de tripitir elecciones en solo cuatro años, aunque las encuestas auguran una nueva victoria del líder socialista.