Derbi capital

Alberto Moreno
-

Triunfo del Palencia Cristo Atlético en el derbi del Mariano Haro ante el Becerril

Derbi capital - Foto: Á“scar Navarro

Los partidos, en general, los marcan los pequeños detalles, los momentos de debilidad de uno y el estado de gracia del otro. Los derbis no iban a ser menos.  El duelo provincial quedaba marcado por los primeros siete minutos de partido. El Palencia Cristo Atlético salió con sangre en los ojos, mientras que el Becerril con cierto temor. Los papeles cambiados, porque normalmente es el equipo terracampino el que suele marcar territorio desde el comienzo de sus choques.
Uno salió enchufado, otro con la caraja y la consecuencia fue el primer tanto capitalino. La pegada que tanto ha echado en falta en esta temporada el Palencia Cristo Atlético apareció en el MarianoHaro. Primer disparo, primer gol, marcado además por un exjugador del Becerril, Miguel Blanco.
El fino mediapunta fue el último jugador de campo al que Rubén Gala dio minutos en esta temporada. Excompañeros suyos en elBece le dejaron caer que le recibirían con los brazos abiertos si el panorama continuaba así. Pero ha revertido la situación, ha aprovechado la oportunidad y ahora es uno de los jugadores con más peso. Ayer brilló en todas las posiciones en las que actuó, incluso como referencia.
Y es que el derbi también se jugó en los banquillos, buscando una pequeña ventaja con el factor sorpresa. Narganes, dentro de su 4-3-3, colocó al chaval Eloy (que realizó una gran primera parte) por la izquierda, cambiando a Kuko por la derecha. Gala puso a Viti de lateral derecho, pareció empezar con un 4-3-3, para luego apoyarse en un 4-2-3-1, colocando a Charaf en el doble pivote e intercambiando de posiciones a los cuatro jugadores ofensivos.
Y es que tras el 0-1, el Becerril tuvo la virtud de no descomponerse y el Palencia Cristo Atlético el defecto de echarse unos metros atrás, dándole espacio a los locales. La situación se revertía. Primero el juego se equilibró y luego fue el Becerril el que dominaba. Tuvo tres llegadas, no convertidas en ocasiones, gracias a las penetraciones que por banda realizaban Kuko y Eloy, pero faltó el último pase acertado.
más ocasiones. El Palencia Cristo Atlético mejoró en el segundo acto. Era consciente que dejarle vivo al Becerril era muy peligroso y quiso buscar la sentencia. 
Pero los terracampinos seguían jugando como si el marcador fuese 0-0, ordenados, sin descomponerse, intensos, agarrándose al partido. Puertas salvó en un remate de cabeza de Vallecillo el que pudo ser el 0-2. Cinco minutos más tarde, tres en uno de los visitantes, con el joven portero local (Sevi estaba renqueante y se le quiso reservar) como protagonista, tras disparos y remates de Vallecillo, Abel y Álvaro. Pero también tuvo sus opciones el Becerril, especialmente a balón parado, con esa rosca y efecto diabólico que le da en las faltas laterales Diestro, colocando el balón donde el portero duda y la defensa no llega. No lo hizo por centímetros Merino. Pero el minuto loco llegó en el 80. Kuko (que cada vez se acerca más al jugador que deslumbró hace dos años) rompió en velocidad, asistió a Guti (que había entrado en la medular por Kike), sorteó a Sergio, pero su disparo era salvado por la defensa. En cuestión de segundos, el peligro llegó a la otra meta, con una tremenda contra visitante, salvando Puertas ante Edu en un mano a mano.

 

 

* Más información en la edición en papel y en la app de Diario Palentino