Imagen de la Piedad venerada y reconciliada

J.B.I.
-

La Hermandad Franciscana expone la imagen de la Virgen a lo largo del día y organiza un acto sustitutivo de la procesión de la tarde

Imagen de la Piedad venerada y reconciliada - Foto: Sara Muniosguren

Actos con aforo reducido pero, al fin y al cabo, presenciales y con recogimiento tal y como mandan los cánones religiosos en la Semana de Pasión. La Hermandad Franciscana de La Piedad empezó su periplo en la Pasión con la veneración de la imagen que le da nombre en la iglesia conventual de las Agustinas Canónicas. Su intención era haber rendido culto además a otra Virgen, la de los Ángeles, «pero la Junta lo desaconsejó por temas sanitarios y desistimos de la idea de sacar a las dos imágenes a la calle Mayor sábado y miércoles como estaba previsto», explicó el hermano mayor, Víctor Lafuente. 

Como alternativa, ayer sábado se mantuvo el formato pero dentro de la iglesia con un altar monumental donde se colocó a la Piedad, orientado hacia la puerta y con una perfecta visión desde la calle. «Quien así lo quiso pudo acceder al templo, donde el tercio del aforo fijado puede albergar a 55 personas y fue nuestro acto principal, ya que se prologó durante diez ahora», añadió.

El protagonismo de los pasos, a pesar de que la pandemia impide procesionarlos como ya ocurriera el pasado año, estuvo presente ayer en el templo de las Agustinas Canónicas. Para ello, este año se colocó en el interior a los cuatro de los que dispone la Hermandad Franciscana de la misma manera que si fueran a salir a a calle.

Imagen de la Piedad venerada y reconciliadaImagen de la Piedad venerada y reconciliada - Foto: Sara Muniosguren«Los pasos que van sobre ruedas, tanto el de San Francisco como en el de la Virgen de la Piedad, lo que se ha hecho es buscarles unas andas más pequeñas de las que habitualmente suelen lucir cuando salen en procesión el sábado en Semana Santa. Además, la Virgen de los Ángeles y el Cristo, que son los que procesionan el miércoles, se sitúan en el altar mayor», precisó. Además, Víctor Lafuente explicó que en el acto penitencial de La Piedad y Reconciliación, que se organizó ayer como alternativa a la procesión tradicional por las calles, «se  hizo dentro de la iglesia con un recorrido muy corto llevando en andas a la imagen de la Virgen desde la puerta hasta la sala del altar mayor».

El improvisado desfile procesional fue retransmitido en streaming a través de Youtoube. «En este caso, ya por la tarde, el acto litúrgico estuvo restringido a una pequeña parte de nuestros cofrades y un representante por cada una de las cofradías restantes que están invitadas. Asimismo, el servicio común habilitado en Internet por la Hermandad de Cofradías facilitó que todo los palentinos que así lo quisieron pudieran seguir la retransmisión procesional. La iniciativa es positiva ya que, salvo en las veneraciones de imágenes, el resto de actividades de la Pasión tienen lugar en el interior de los templos y, salvo en el caso de San Pablo y San Francisco, con una mayor capacidad, el aforo de la mayoría es muy limitado, como es nuestro caso en las iglesia de La Piedad, o el de La Soledad y los Nazarenos», apuntó.

semana atípica. La Semana Santa de 2020 no pudo celebrarse por el confinamiento y, en la de 2021, al menos, hay actividades religiosas presenciales, aunque minoritarias. «En mi caso estoy contento porque la perspectiva de 2020 fue terrible pensando que era Sábado de Pasión y ni lo parecía. Fue muy triste. En esta ocasión al menos hemos podido estar disfrutando junto a nuestra imagen y organizar actos. La Piedad es una cofradía que tiene mucha vida interna en el templo. En Semana Santa sacamos dos procesiones a la calle, pero llevamos a cabo además numerosos actos abiertos al público. Este año parece que están de moda las veneraciones de imágenes, pero nosotros llevamos mucho tiempo con ellas y los tradicionales besapies y besamanos», concluyó.

Imagen de la Piedad venerada y reconciliada
Imagen de la Piedad venerada y reconciliada - Foto: Sara Muniosguren