El año en el que Marc Gasol se convirtió en leyenda

Agencias
-

La llegada del pívot catalán a los Toronto Raptors cambió el sino de un pequeño equipo que acabó convirtiéndose en el campeón de la NBA

El año en el que Marc Gasol se convirtió en leyenda - Foto: Tim Fuller

Marc Gasol llegó a los Toronto Raptors en febrero de 2019 con la esperanza de que, tras 11 años en la NBA, pudiese por fin competir por el campeonato y, en pocas semanas, el pívot catalán transformó el equipo canadiense y se convirtió en pieza básica de su histórica victoria.
Poco antes de que el ex de Memphis disputase su primer partido con los Raptors, el 9 de febrero de 2019, los periodistas locales le preguntaron cuál fue su reacción cuando conoció su destino. Y el pequeño de los Gasol, haciendo gala de esa capacidad que le define de ver el juego dentro y fuera de la pista, contestó que estaba entusiasmado por llegar a un equipo que tenía como objetivo hacerse con el campeonato de la NBA.
El barcelonés no era el único con una sonrisa en esos momentos. Más de uno pensó que sus palabras eran el deseo lógico de cualquier jugador competitivo, aunque alejadas de la realidad.
Pero el presidente del club  fundado en 1995, Masai Ujiri,  tenía un plan y el pívot era una de las piezas básicas en él.
Llegar a Toronto en febrero, cuando el termómetro puede llegar a 30 grados bajo cero, con una sonrisa y dispuesto a dejarse la piel para trabajar, tiene mérito. Además, la llegada de Gasol desplazó de los Raptors a uno de los jugadores más queridos de la afición, Jonas Valanciunas. Pero la ética de trabajo del español y su mentalidad ganadora le convirtieron rápidamente en uno de los favoritos de los aficionados.
En la pista, Marc ha transformado el juego de los Raptors, que han desplegado un ataque mucho más efectivo.
Como han señalado las estadísticas de la NBA, el pívot, de 34 años, actúa más como un conductor ofensivo que Valanciunas o Serge Ibaka, el otro español en el equipo.
Gasol toca más el balón pero lo mueve más rápidamente y, además, es más probable que su pase se convierta en una canasta. Durante la pasada campaña, con el internacional en la cancha, sus compañeros, ya fuese Kawhi Leonard, Kyle Lowry, Danny Green o Pascal Siakam, fueron más eficientes anotando.
Cuando la temporada regular terminó en abril, el bloque de la región de Ontario era el segundo en la Conferencia Este y era el segundo en estadísticas en toda la liga. Aun así, no era ni el favoritos para hacerse con el título de la Conferencia Este ni del campeonato de la NBA. 
Pero en el último segundo del último partido de la serie, Leonard anotó una canasta imposible que dio el partido y la eliminatoria a los Raptors por 92-90. Con trabajo, se deshicieron de los Milwaukee Bucks para llegar a la final ante los reyes indiscutibles de la liga norteamericano durante el último lustro, los Golden State Warriors. Y contra todo pronóstico, ese pequeño equipo de la ciudad de Toronto derrotó a la escuadra de San Francisco en seis encuentros para hacerse con su primer título de la NBA.
Tres meses después enfundarse el anillo, Marc Gasol puso la guinda al año de su vida al ganar con la selección española el Mundial disputado en China, para pasar de hombre a leyenda.