La provincia registra un 36% más de paro

Carlos H. Sanz
-

La EPA sitúa en 9.000 el número de desempleados, 2.400 más que a principios de año, aunque el dato interanual contabiliza una caída de paro del 4,3% por lo que el efecto del Covid-19 está aún por llegar

La provincia registra un 36% más de paro

La Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año siempre trae malas noticias para el empleo y la de este 2020 no ha sido menos. El número de parados palentinos se cifró en 9.000 frente a los 6.600 de la anterior consulta, la que cerró 2019, lo que supone un 36,36% más de desempleados que sitúan a la provincia en la que más crece el desempleo de toda Castilla y León.
No es menos cierto que si se compara el dato con el registrado al término del primer trimestre de 2019, se registra una caída del desempleo de 400 personas, un 4,3%, lo que apunta a que el impacto en la economía palentina de la crisis del Covid-19, restringido en esta encuesta a las dos últimas semanas de marzo, está aún por llegar.
En la EPA ya hay, no obstante, algunas pistas. Por ejemplo, que el empleo cayó en 1.900 ocupados durante el primer trimestre del año, al pasar de los 64.400 registrados el primer día del año, a 62.500, un 2,95% menos. La comparación interanual es, también en este caso, positiva, ya que hace un año había 900 personas trabajando menos.
De esta forma, la Encuesta de Población Activa revela que durante el primer trimestre de este año, de una población de 134.400 personas, 71.500 eran palentinos en disposición de trabajar, 400 más respecto a la anterior EPA y 500 respecto a la del año anterior, de los que 39.500 son hombres y 32.000 mujeres. El grueso de los activos, más de la mitad, está vinculado al sector servicios (43.800 personas), seguidos de la industria (13.800), la construcción (4.800) y la agricultura (4.300). A estos hay que sumar 4.800 palentinos en búsqueda de empleo. 
Con todos estos datos, se concluye que la tasa de paro de la población palentina al terminar el primer trimestre del año se fijó en el 12,63%, que son 3,27 puntos más que a principios de 2020 pero 0,61 menos que el año pasado.
La tasa de actividad queda fijada en el 53,2%, frente al 52,8 del último trimestre de 2019 y el 52,5 del registro interanual; y la de empleo en el 46,48%, más baja que hace tres meses, cuando era del 47,87%, pero más alta que hace un año (45.55%). 
Impacto regional y nacional. El número de desempleados en Castilla y León se disparó en el primer trimestre del año en 5.300 personas, un 4,16% más, al cerrar la cifra de parados en 131.900 en relación al último trimestre de 2019. Se trata de un periodo que habitualmente se comporta de esta manera en España y en la Comunidad. Sin embargo, la foto es diferente en la comparativa interanual, donde el paro bajó en 4.900 personas, un 3,55%, si bien es verdad que el estado de alarma entró en vigor al final del trimestre.
En España, entre enero y marzo el desempleo aumentó un 3,79% (121.000 más) en la intertrimestral (el peor dato desde 2013), frente a una caída del 1,23%, con 41.300 personas menos en paro, en relación con el primer trimestre de 2019, lo que ubica la cifra total de parados en 3,31 millones.
Con esta evolución, la tasa de paro de la Comunidad se situó en el 11,82%, la octava más baja del conjunto de las autonomías, frente al 14,4% de la media nacional. Los ocupados caen en 19.700 y los activos en 14.400 entre enero y marzo. El INE establece que la EPA no identifica claramente los efectos de la parada económica que ha sufrido España desde el 14 de marzo, dado que es una media de todas las semanas del primer trimestre, cuando el estado de alarma entró en vigor casi al final del periodo. No obstante, identifica la facilidad de destrucción de empleo en el conjunto del país, pues solo en dos semanas de marzo destrozó los datos de un trimestre que suele ser bueno en creación de empleo.
Castilla y León fue una de las 12 comunidades donde creció el desempleo en la variación intertrimestral, aunque lejos de Baleares, que con un 49,2% más lideró esta negativa clasificación, seguida de Madrid, con un 20,6. En la comparativa interanual, donde la Comunidad registró un 3,55% menos de paro, este cayó también en otras seis regiones. En Cataluña lo hizo un 34,9%, seguido de Madrid, con un 28,9.
Ocupación. Por lo que respecta a la ocupación, en comparación al año anterior, se elevó en la Comunidad un 2,03%, con 19.600 personas más, hasta un total de 984.300 al cerrar el trimestre. En relación al período comprendido entre octubre y diciembre hubo una merma del 1,96%, con 19.700 menos. En el caso del conjunto de España hubo 210.100 ocupados más que hace un año, un 1,08% superior, hasta los 19,68 millones.
El golpe causado por el Covid-19 se percibe, precisamente, en la comparación con el cuarto trimestre de 2019, donde la ocupación bajó un 1,43%, con 285.600 menos. Todas las comunidades presentan caídas, a excepción de las dos ciudades autónomas de Melilla y Ceuta. En este punto, Castilla y León registra un descenso superior a la media, rozando ese dos por ciento. Las regiones oscilan entre el 0,3% y el dos por ciento de bajada de ocupación, a excepción de Baleares, donde la caída es del 11,7%.
Por otro lado, Castilla y León perdió en el primer trimestre 14.400 activos (1,27% menos), lo que deja la cifra total en 1,11 millones. La Comunidad redujo desde diciembre 14.400 personas en este indicador. Este dato se sitúa en la línea de la media nacional, dado que en España, los activos cayeron en 164.600 (0,71%), hasta los 22,994 millones. Sin embargo, la comparativa interanual evidencia un incremento de 14.800 personas (1,34%).
La tasa de actividad en Castilla y León se situó en el 54,64%, lo que supone 3,5 puntos menos que la media del país, que alcanzó el 58,18. En el caso de los hombres, la tasa fue superior, del 59,92% -63,63 en España-, mientras que entre las mujeres fue del 49,54%, por debajo de la media nacional del 53,03.