Casos sin resolver desde 1995

Alberto Abascal
-

Aún quedan pendientes de resolver varios robos de patrimonio religioso en la provincia, según los datos ofrecidos a este periódico por parte de la delegación diocesana de Patrimonio

Casos sin resolver desde 1995

2017 Fueron sustraídas las campanas de las ermitas de Villallano y Villacibio. En diciembre de 2017, la Guardia Civil detuvo en Vizcaya a L. I. G., de 27 años, y a N.C., de 30 años, como presuntos autores de varios delitos de robo con fuerza en las cosas. Pese a todo, hasta el momento no se ha recuperado ninguna de las campanas sustraídas, si bien la investigación sigue abierta.
2016 Roban en la iglesia de Villaldavín un cáliz, una imagen de la Virgen con el Niño, del siglo XVI y una imagen de San Antonio Abad del siglo XVII.
2015 Sustraen en Paredes de Nava, Villalumbroso, Becerril de Campos, Belmonte y Boada de Campos dinero de los lampadarios de las iglesias.
2014 En Villamartín de Campos autores desconocidos forzaron la entrada del templo y se llevan el dinero que encuentran.
2012 En la ermita de la Virgen de Hontoria de Vertavillo se produce un robo confirmado por la Diócesis. Además, se produjo otro intento de robo en la iglesia de Alba de Cerrato.
2011 A finales de este año los ladrones de llevaron el Niño Jesús del templo religioso de Zorita del Páramo, un hecho que aún está por esclarecer por parte de las fuerzas de seguridad del Estado.
Además, en Quintanaluengos también desapareció por culpa de los ladrones un Niño Jesús con peana, aunque el caso ha sido por el momento sobreseído.
También en este año de 2011 desapareció en la localidad de Valoria de Aguilar una pequeña talla policromada del siglo XVII, de unos 50 centímetros de altura, que también representa al Niño Jesús.
En Ventosa de Pisuerga se produjo también en 2011 el robo de una talla de San Miguel Arcángel, del Siglo XVII, sin que hasta la fecha se conozca su paradero.
2006 En esta ocasión el punto de mira de los ladrones se centró en San Zoilo, de Carrión de los Condes. Desaparecieron cinco pequeñas tallas procedentes de Baquerín de Campos, un caso que, por el momento, se encuentra sobreseído. Concretamente, se trataba de las tallas de San Esteban, San Jerónimo, San Pedro, San Pablo y Santo Domingo de Guzmán, todas ellas de unos 45 centímetros  que podrían datarse entre los siglos XVI y XVII.
1995 En marzo de 2010 fue entregada a la Diócesis una pieza muy valiosa. Se trataba de una talla de 65 centímetros denominada San Juan de la Lamentación, que representa a un discípulo de Jesucristo con corona de espinas y que fue robada en 1995 de la iglesia de Santa Columba, en Villamediana, junto al resto del conjunto escultórico, realizado por el renombrado Juan de Balmaseda. La mayor parte del conjunto escultórico se recuperó tres años más tarde, aunque quedaba pendiente esta valiosa pieza.