Cocido a la vieja usanza

Rubén Abad
-

Un total de 86 ollas ferroviarias participan en el concurso, cuyo primer premio viaja hasta Santander. Palencia, León, Burgos, Vizcaya y Cantabria, lugares de origen de los chefs

Cocido a la vieja usanza

Cuando no se tiene a mano una vitrocerámica o un buen fuego de gas, a la cocina hay que echarle tiempo, ganas e ilusión, ingredientes tan importantes para elaborar un buen plato como los condimentos que se añaden a la cazuela. Así quedó demostrado ayer en el III Certamen de Castilla y León de Ollas Ferroviarias, que reunió en Guardo a decenas de chefs profesionales y amateurs en un concurso que se ha ganado en tiempo récord fama y prestigio a nivel nacional.
Como muestra, se inscribieron un total de 86 ollas de las provincias de Palencia (principalmente de Guardo y de la vecina localidad de Velilla del Río Carrión), León, Burgos, Vizcaya y Cantabria. Todos ellos dispuestos a pasar una agradable jornada de convivencia en la Montaña Palentina y, dicho sea de paso, intentar hacerse con uno de los premios, tan suculentos como los platos que prepararon. Y es que había en juego la nada desdeñable cifra de 1.500 euros, a repartir entre los ocho primeros clasificados. Tras las correspondientes rondas eliminatorias el primero, dotado con 600 euros, fue para Carlos Iglesias (Cantabria), el segundo (450) recayó en manos de Pedro Gómez (Guardo) y el tercero (200) fue para Jon Andoni Martínez (Orduña, Vizcaya). Además, como novedad, los premiados se llevaron un delantal conmemorativo confeccionado por los usuarios de Fundación Personas.
El jurado estuvo compuesto en esta ocasión por 16 personas vinculadas al asociacionismo y la hostelería local, con el propósito de «involucrar a todos los vecinos del pueblo en esta gran cita gastronómica», afirmó al término de la competición la concejala de Comercio y Turismo, María Llorente, quien destacó el «buen ambiente» que se vivió durante toda la mañana en la plaza del Ayuntamiento, reconvertida por unas horas en una gran cocina al aire libre al más puro estilo MasterChef.
alimentos de palencia. No lo tuvieron nada fácil sus integrantes a la hora de deliberar, pues muchos cocineros son ya viejos conocidos de este tipo de convocatorias y traen sus propios trucos bajo el mandil. No obstante, para que todos compitieran en igualdad de condiciones la organización les hizo entrega de las alubias remojadas, el chorizo, la morcilla y la panceta, las primeras de Agropal gracias a la colaboración de la Diputación y compango (chorizo, morcilla y pacenta) procedente de una de las empresas del sector con mayor prestigio en la comarca, Casa Tubero, incluida también en la marca de calidad Alimentos de Palencia.

*Más información en la edición impresa y en la app de Diario Palentino.