Dolorosa profanación

Rubén Abad
-

Los devotos de Carrión condenan el expolio que dejó sin corona, rostrillo y cetro a la Virgen de Belén. Los cofrades echan también en falta una casulla y una custodia, cuyo valor se desconoce

Dolorosa profanación

En el bar tomando un vino, en el descanso para el café, en la cola del supermercado, en la sala de espera del centro de salud y casi en cualquier rincón. En Carrión de los Condes el tema estrella de conversación era ayer la profanación de la Virgen de Belén, patrona de la ciudad jacobea. Un hecho que ha llenado de «profunda consternación» a los habitantes de esta localidad, que se ha visto salpicada por un robo que no solo les duele en lo económico, sino también en lo sentimental al tratarse de una de las imágenes a las que los carrioneses tienen más cariño. Un doloroso expolio que tiene en vilo a los feligreses desde el domingo, cuando se tuvo conocimiento de los hechos.

De momento, no hay rastro de los ladrones. Sin embargo, la Guardia Civil mantiene activa la investigación tras haber tomado la Policía Científica huellas en el interior del templo al objeto de dar con los posibles culpables que han dejado a Nuestra Señora sin corona, rostrillo y cetro, y al Niño Jesús sin guirnalda ni la bola del mundo con una cruz que lleva en una de sus manos.

Mayúscula fue ayer la sorpresa al acceder al templo, pues los cofrades se dieron cuenta de que faltaba más material, del que no se habían percatado en un primer momento. En concreto, al abrir uno de los armarios echaron en falta una custodia cuyo valor se desconoce y una casulla que «no aparece por ningún lado», denunciaron. «Todo indica que han ido directos a la sacristía, donde hay una puerta que da acceso directo a la Virgen. Da la sensación de que conocían bien el lugar», añadían.

Dolorosa profanaciónDolorosa profanación

*Más información en la edición impresa y en la app de Diario Palentino.
José Manuel Otero: «El robo que ha sufrido la patrona afecta al corazón de todos los vecinos»

«Es una lástima. Ver cómo han profanado nuestra patrona nos duele enormemente y afecta al corazón de todos los vecinos de nuestra ciudad». Quien habla es José Manuel Otero, alcalde de Carrión de los Condes, quien pone voz al sentir de los vecinos de la ciudad jacobea ante el expolio que ha sufrido la Virgen de Belén, por la que los feligreses sienten una enorme devoción y admiración.
«Estamos muy apenados, porque no entendemos cómo puede haber gente que se dedique a esto, con el dolor que nos está causando a todos los carrioneses desde que nos enteramos de la noticia», continúa el primer edil, quien reconoce que hay «una gran consternación en todo el pueblo».
Otero recuerda que las piezas sustraídas son réplicas, pues la original está custodiada a buen recaudo. Por eso, más que el valor material del robo, los devotos de Nuestra Señora de Belén lamentan el «daño moral y sentimental» que ha causado la profanación, apunta el regidor, quien, a renglón seguido afirma que en Carrión de los Condes «todos tenemos mucho cariño a Nuestra Señora de Belén, yo el primero, y por eso estamos profundamente apenados por el robo».
Por ello, anunció en declaraciones a Diario Palentino que el Ayuntamiento que él dirige «colaborará en todo lo que sea necesario para esclarecer el suceso a la mayor brevedad posible».

Dolorosa profanación
Dolorosa profanación