La Junta obliga a los altos cargos a publicar su agenda

David Alonso
-

FranciscoIgea asegura que la normativa es aplicable «a todos los miembros del Gobierno», aunque abre la puerta a excepciones «siempre que los intereses de la Comunidad lo aconsejen»

?El presidente de la Junta, AlfonsoFernández Mañueco (c), junto al resto del Gobierno regional, en su toma de posesión. - Foto: Ical

Hacer pública la agenda de trabajo, prohibido aceptar regalos, entradas, viajes o comidas, y austeridad en el uso de vehículos oficiales. La Junta de Castilla y León ha endurecido su CódigoÉtico con una serie de medidas que darán cumplimiento al acuerdo de gobernabilidad firmado entre PP y Ciudadanos, tal y como avanzó el vicepresidente y portavoz del Ejecutivo regional,FranciscoIgea. Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Igea explicó las principales novedades del nuevo Código Ético, que viene a avanzar en lo previsto en el ya existente y cuya principal novedad es la obligatoriedad de que «toda actividad realizada por un alto cargo de la Junta debe ser publicada» en la web de transparencia delEjecutivo autonómico. «Si un alto cargo, bien sea el presidente, un consejero, un director general o un secretario general, tiene una reunión con una empresa, deberá ser público», detalló el vicepresidente y portavoz, que aseguró que «hay un régimen sancionador» para quien incumpla el Código. ?
Sin embargo, el nuevo documento deja una puerta abierta a no hacer públicas algunas reuniones, y no será obligatorio colgar en la web aquellos encuentros «que los intereses de la Comunidad no lo aconsejen», aunque si deberán ser puestos en conocimiento del Consejo de Gobierno. También se les impide formar parte de mesas de contratación o comisiones de valoración de las solicitudes presentadas en los procedimientos de concesión de subvenciones.
Por otra parte, el texto también endurece la prohibición de aceptar «cualquier regalo o beneficio», como presentes, comidas, viajes o entradas a eventos. «Si un alto cargo tiene una comida con un empresario, debe hacerlo público y pagar él», explico Igea, que matizo que, en el caso de tratarse de regalos de «escasa cantidad o valor residual» se recogerán por cortesía pero se dejarán a disposición de su departamento. «Cualquier otro tipo de regalo tendrá que ser devuelto», concluyó. 
En el caso de las entradas a espectáculos, bien sean deportivos, culturales, musicales o lúdicos, solo podrán ser aceptadas cuando«obedezcan a criterios de representación institucional» y deberá quedar reflejado en la agenda pública.
Por último, solo el presidente y los consejeros tendrán asignado un coche oficial de manera exclusiva, si bien los altos cargos que residan fuera podrán contar con vehículo oficial para desplazarse al lugar de trabajo, compartiéndolo cuando sea posible, además se apuesta por utilizar un transporte alternativo. Tal y como explicó, el Código Ético se envía ahora a las Cortes antes de ser aprobado por la Junta.


Las más vistas